Toco y me voy: Así veo la Libertadores 2010

por | 14:00:00
Con algo de retraso, porque empezó la fase de grupos arrancó a mitad de la semana pasada, os traigo mi habitual visión de cada año con el inicio de la Copa Libertadores, el torneo a nivel de clubs más relevante del cono sur del continente americano.

Para mí, el hecho más significativo de esta edición es la ausencia de los cinco históricos del fútbol argentino: ni Boca, ni River, ni Independiente, ni Racing, ni San Lorenzo han tomado parte en este torneo. Algo sintomático de la extraña situación que se vive en el fútbol de ese país y que para el gran público hace que pierda cierto interés.
Pero no nos equivoquemos, los equipos que llegan de Argentina son de lo mejor que hay en la actualidad: Estudiantes llega con toda su mística copera y como actual campeón, Vélez es el equipo más regular de 2009, Bandfield parece seguir la inercia del pasado Apertura y Lanús, aunque de incio irregular, aportará su estilo alegre y ofensivo al torneo.







Aún así creo que este año la gran copa viajará a Brasil. No es la primera vez que comento lo fuerte que se ha vuelto el campeonato brasilero con la producción de talento y la vuelta de jugadores procedentes de Europa casi al mismo nivel y esto, unido a las inyecciones económicas que están recibiendo de empresas y grupos inversores augura una nueva época dorada para el fútbol brasileño, por lo menos, a nivel de recursos para montar grandes escuadras.


Porque el fútbol brasileño envía a la Libertadores todo su potencial a día de hoy: Sao Paulo (hasta la pasada victoria del Flamengo, hexacampeón), Flamengo con su dupla atacante formada por Adriano y Vagner Love, Cruzeiro con su delantero estrella Kleber, el Inter de Porto Alegre como uno de los equipos más equilibrados del continente y Corinthians que busca la hazaña para celebrar su centenario (no, no confío ya en el buen hacer de Ronaldo y Roberto Carlos).


Ojo, que también hay equipos con mucho que decir quizás no a la hora de pensar en ellos como ganadores finales pero sí para complicar mucho el camino a los favoritos y hacerles caer en el camino.
Este tipo de torneos siempre tiene reservado un espacio para las sorpresas y será el buen juego de todos los participantes y su definición en los momentos clave la que, al final, decida el campeonato.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal