Il Trequartista: El Luigi Ferraris vuelve a rugir

por | 10:12:00

La actualidad futbolística en Italia vive estos días inundada por el Barça-Inter de esta noche y el duelo entre el equipo de Jose Mourinho y el Roma por conseguir el Scudetto. Ambas batallas son encomiables, pero como pasa en España con el portentoso duelo entre el FC Barcelona y el Real Madrid para conseguir la Liga, esconde la confirmación de una muy buena noticia para el Calcio. La resurrección de un histórico del fútbol italiano: el Sampdoria (un Scudetto, cuatro Coppas de Italia, una Supercopa italiana y una Recopa).

Lo de histórico está, creo, más que justificado, porque repasando la nómina de ex jugadores de la 'Samp' me encuentro con nombres tan ilustres como estos: Vujadin Boskov, Amedeo Carboni, Toninho Cerezo, Enrico Chiesa, Ruud Gullit, Jürgen Klinsmann, Gianluca Pagliuca, Ariel Ortega, Omam-Biyik, Víctor Muñoz, Sinisa Mihajlovic, Roberto Mancini, Clarence Seedorf, Giuseppe Signori, Juan Sebastián Verón, Christian Vieri, Gianluca Vialli... Seguro que me dejo alguno, pero ¿hacen falta más?

Muchos de estos grandísimos futbolistas iluminaron el Luigi Ferraris de Génova durante la década de los noventa, pero el rol de equipo vendedor en Italia y los malos resultados deportivos dieron con el equipo en la Serie B en la temporada 97-98. Algo más de diez años después, sin embargo, la situación se ha invertido por completo. La 'Samp' no sólo persigue un puesto en la próxima Champions League, sino que se ha convertido en el juez del Scudetto y ha dejado el título en bandeja para el Inter, después de vencer -remontando- por 1-2 en el Olímpico de Roma a los 'giallorrossi'.

El culpable de este resurgir, seguramente, lo encontramos en el banquillo. Luigi Delneri es todo un especialista en hacer buenas campañas en la temporada de su desembarco en un club. Ya lo hizo antes en otros conjuntos como Chievo o Palermo, aunque este trotamundos de los banquillos -ha entrenado a 16 equipos desde que debutara a mediados de los 80-, también ha tenido sus fracasos, como cuando dirigía al Roma, que le destituyó, o cuando fichó por el Oporto campeón de Europa de 2004, al que ni siquiera dirigió en partido oficial.

Su fútbol se basa en el 4-4-2 de toda la vida, aunque hay quien lo considera todo un maestro utilizando esta táctica. La receta es simple, en principio: trabajo solidario en defensa y cuatro o cinco conceptos simples a la hora de atacar. Ensanchar el campo, ritmo alto de balón y talento al poder en busca del balón y del espectáculo. No obstante, como siempre en el fútbol, sin nombres, los sistemas se quedan vacíos.

Y es aquí donde llega el turno de “Il talentino”, Antonio Cassano. El genio de Bari despilfarró casi toda su reputación en Madrid, pero en Italia ha vuelto a demostrar por enésima vez que está entre los mejores. Lleva ocho goles y varias asistencias este año y su manera de entender el fútbol parece que ha cambiado algo. Quizá la rectitud que Delneri -católico practicante- intenta aplicar a todos sus equipos ha tenido algo que ver en el asunto, aunque a mitad de temporada el invento estuvo a punto de saltar por los aires y hacer que Cassano diera con sus huesos en el Fiorentina. Por suerte para la 'Samp', sin embargo, Delneri cambió de opinión y le volvió a dar su confianza, lo que ha terminado por hacer que su equipo sea un serio aspirante a un puesto de Champions, desbancando incluso al Juventus.

No obstante, y pese al enorme talento de Cassano, hay otros nombres a tener en cuenta en el Sampdoria. El más sobresaliente es el de Giampaolo Pazzini, compañero de batallas del primero en la vanguardia, y que este año parece tener reservado un billete para disputar el Mundial con Italia. Sus 17 goles en 34 partidos, los dos últimos contra el Roma, tienen culpa de ello, y Marcello Lippi ya sabe que deberá contar con él. Semioli y Mannini, éste último con 5 tantos, son otros dos puntales, puesto que son ellos los que le dan el sello de Delneri al equipo. Ambos se encargan de ensanchar el campo igual que lo hacían Manfredini y Eriberto en el mejor Chievo de la historia.

Pero sin duda, lo que más hace pensar en un resurgir de la 'Samp' a largo plazo es la juventud de su plantilla, puesto que casi la mitad de ella tiene 25 años o menos. De la inspiración de Delneri para dar entrada a los jóvenes valores, y también de la de Cassano, la estrella de este equipo, dependerá que la presente temporada no haya sido un espejismo. Es más, si la 'Samp' logra su billete para la Champions y se refuerza con los hombres adecuados, el Luigi Ferraris podría ser todo un fortín en la próxima edición de la máxima competición continental. Delneri ya debe estar pensando en ello.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal