Toco y me voy: Estudiantes tapó bocas

por | 11:36:00
Quizás fuera irrespetuoso para con los otros equipos el que todo el mundo pensara que la final del Mundial de Clubs fuera, casi desde que el primer equipo aterrizó en Abu Dhabi, un partido entre Estudiantes y Barcelona, pero creo, quiero creer, que esto es debido, ya no sólo al nivel de los campeones de Sudamérica y Europa, sino a la importancia del fútbol en ambas regiones del globo: lo que se invierte en fútbol, lo que se publicita y el terrible tirón que ya de por sí tiene.

Además, había mucho morbo en ver qué tal partido hacía Messi, que hoy recogera el FIFA World Player 2009, en una final mundial ante un equipo argentino. Ya hemos hablado de Messi cuando juega como culé y cuando lo hace con la albiceleste y la manera en la que se resolvió el partido va a dar para hablar y escribir mucho.


Pero hoy no, hoy quería escribiros sobre otra cosa que me ha producido vergüenza ajena y que puede explicar porqué hay tantas bitácoras en España sobre fútbol. Y es que el trato que se le ha dado a nivel mediático a Estudiantes de La Plata ha sido lamentable.
Leer o escuchar cosas como "Verón +10", "Van a dar muchas patadas" o que se recuperara aquel espíritu de "The Animals" hace muy poca justicia con un equipo que ganó la última Libertadores de manera tan justa y merecida como heroica.

Es innegable que la llegada de Verón ha revitalizado al equipo, pero ya era algo más que el ex de Inter y United entre otros. Lo primero de todo es decir que es uno de los equipos que mejor juega en Sudamérica y sin basar su juego en la dureza; que cuenta con uno de los mejores entrenadores del continente americano y que, pese a no tener el nombre en Europa que tienen Boca o River, tiene una riquísima historia y un palmarés que creo que se ha faltado al respeto en estos días desde España.

Y a los hechos me remito. Ya comenté en el Twitter del blog que el partido, sin ser brillante, estaba siendo toda una batalla táctica porque el Pincharratas había planteado un partido sabiendo anular las virtudes del rival y potenciando las suyas propias. No se podían creer muchos analistas y comentaristas lo que estaban viendo. Incluso cuando el Barça apretó en la segunda mitad, Estudiantes no se descompuso: cerraba todos los huecos, cortaba las líneas de pase en las zonas peligrosas y ganaba siempre en el juego por alto (salvo las jugadas que les costó los tantos).

El Barça mereció ganar porque fue más certero, pero no hubiera sido injusto que el título hubiera viajado a La Plata.
Y aunque estoy seguro de que esto servirá de lección a mucha gente que se gana la vida haciéndonos llegar la información deportiva en esta península, quería dejar claro a todos nuestros lectores sitados en el Cono Sur, que aquí, no todos estábamos tan seguros de la victoria culé, que no todos pensábamos que Estudiantes era un equipo de cuatro amigos y sobre todo, por lo menos yo, agradezco la entrega durante los ciento veinte minutos de partido para demostrar y de paso, tapar muchas bocas, además de servir de moraleja a mucha gente.


Si te gustó esta entrada quizás te interese también:

Postales desde Abu Dhabi
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal