El mito de la vuelta en casa

por | 23:18:00
Esta semana se ha sorteado la ronda de octavos de Champions que nos ha dejado dos interesantes eliminatorias entre los equipos de la ciudad de Milán y los dos equipos más importantes, hoy por hoy, de Inglaterra. También hemos vivido el sorteo de los dieciseisavos y octavos de final de la Europa League en la que en este año, gracias a la remodelación de Champions y UEFA, veremos equipos tan potentes como el Liverpool, la Juventus, Wolfsburgo o Roma, además de los españoles, luchando por ganarla. Pero más allá de analizar las eliminatorias resultantes del sorteo, quiero hablar de una frase que siempre se dice cuando llega a las últimas jornadas de las fases ligueras y que de tanto oirlo llega a parecer cierta. Lo he oído en radio, leído en prensa escrita, visto en televisión e incluso comentado en los bares, y parece que hay un consenso claro en que jugar el partido de vuelta en casa proporciona cierta ventaja ya que en caso de necesitar remontar un partido el público puede jugar una baza favorable. ¿Es esto cierto?

Esta es una discusión que he tenido muy a menudo con compañeros futboleros, ¿por qué está tan extendida esta opinión? En mi experiencia futbolera, nunca he visto que ningún aficionado metiera un gol así que no entiendo el miedo que se tiene a que éste sea un factor fundamental en la eliminatoria. Para ser honesto, sí que he visto un aficionado evitando un gol, si la memoria no me falla fue en Cádiz donde un niño saltó de la grada y evitó un gol claro y el árbitro decretó bote neutral. Y tirando de memoria también recuerdo un gol en el que tras salir el balón fuera pasando muy cerca del palo y tras señalar el árbitro saque de puerta, el recogepelotas metió el balón en la portería al intentar devolvérsela al portero y el árbitro al ver que el portero reogía el balón del fondo de las redes corrigió el saque de puerta y pitó gol pensando que lo había visto mal en la primera ocasión. Pero, bueno, estas circunstancias no son habituales.

Ciñéndonos a lo extrictamente deportivo, en mi opinión la regla del valor doble de los goles fuera de casa hace que sea más facil remontar jugando la vuelta fuera de casa que jugándola en casa. Por norma general en los partidos de vuelta se marcan más goles debido a que alguno de los equipos se ve con la soga al cuello y debe ir al ataque si no quiere caer eliminado, lo que provoca partidos más abiertos que los partidos de ida y estos partidos abiertos proporcionan ventaja a los equipos cuyos goles valen doble.

Esta discusión acerca de la conveniencia de jugar en casa la vuelta puede quedar aclarada si recurrimos al histórico de resultados. Si vamos a los resultado de Champions y UEFA de la pasada temporada teniendo en cuenta sólo las eliminatorias a doble partido en los que no hubiera un condicionamiento de clasificación en la fase de grupos, esto es, a partir de cuartos en Champions y a partir de octavos en UEFA, obtenemos que de las veinte eliminatorias disputadas en esas condiciones, quince fueron ganadas por los equipos que jugaban la vuelta fuera de casa y sólo en cinco eliminatorias el equipo que jugaba de local la vuelta consiguió llevarse la victoria. Pero es que además, en las eliminatorias no tenidas en cuenta, las condicionadas por la clasificación en la fase de liga, en las que en teoría el equipo que jugaba la vuelta de local es más potente, octavos de Champions y dieciseisavos de UEFA, de las 24 eliminatorias, en once de ellas el equipo, en principio de un nivel inferior, consiguió superar la eliminatoria jugado la vuelta fuera de casa. Un resultado contundente a favor de jugar la vuelta fuera de casa.

En definitiva, la única razón para querer quedar primero en la fase de grupos es la de evitar a los equipos más en forma de la competición, ya que el hecho de jugar la vuelta en casa se demostró un lastre, al menos, la temporada pasada.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal