Una vez cada cuarenta y cuatro años no hace daño

por | 22:54:00
Seguramente, la noticia que está siendo opacada por los fichajes y la Copa Confederaciones, es la histórica clasificación de Corea del Norte para el Mundial del verano que viene en Sudáfrica. Una gran alegría para un país en el que no es fácil encontrar eventos que dibujen sonrisas en sus ciudadanos.

Los norcoreanos acompañarán a sus vecinos del sur. Han quedado clasificados como segundos en el Grupo B de la zona asiática empatados con Arabia Saudí (a quien manda a la repesca contra Nueva Zelanda) empatados a puntos pero con mejor goalaverage.
Todo se decidió en la última jornada, donde árabes y norcoreanos se jugaban esa plaza y el empate a cero final hizo estallar la fiesta para los de azul. Los chicos de Kim Jong Hun volverán a disputar una fase final de la gran competición a nivel de selecciones.

Porque la presencia de Corea del Norte en Sudáfrica será la segunda participación de los asiáticos en un Mundial. La primera, fue hace cuarenta y tres años, en el Mundial de Inglaterra. Allí firmaron una actuación casi que diría como histórica para un debutante (y más asiático) sólo eclipsada por la de otro debutante en ese Mundial, la Portugal de Eusebio.

¿Por qué fue histórica? Encuadrados en un grupo con las todopoderosas URSS de Yashin y la Italia de Mazzola se convirtió en la primera selección asiática en superar la fase de liguilla. Su debut no fue nada esperanzador e hizo que la gente no esperara mucho de ellos, cayeron por 3-0 ante la URSS. Tres días más tarde, arrancó un esperanzador empate ante Chile a uno que le dejaba con posibilidades remotas de pasar a la siguiente ronda... y digo remotas porque en la última jornada era Italia la que le esperaba en Middlesbrough.

Aquella soleada tarde del 19 de julio de 1966 los dos equipos se presentaron en el campo ante los quince mil espectadores que se reunieron en el Ayresome Park para presenciar uno de los partidos más sorprendentes de toda la historia de los Mundiales.





Sí, Italia dominó, pero fue Corea del Norte, con el gol de Doo al filo del descanso la que se llevó el partido, la clasificación histórica para la siguiente ronda y mandó, de paso, para casa a la Squadra Azzurra. Quizás una manera muy curiosa de ver a Italia eliminada, justo como en tantas ocasiones ha acabado con grandes equipos.

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal