No existe la suerte en el fútbol

por | 22:00:00
Llevaba un tiempo queriendo escribir sobre algo que tiende a usarse mucho en las crónicas y entre los propios aficionados, el concepto de "suerte", "buena suerte" y "mala suerte" enmarcado en los noventa minutos de un partido y personalmente creo que no puede haber un concepto más erróneo en el fútbol, me explico.

En muchas ocasiones oímos eso de que un portero "ha hecho el partido de su vida" o "se ha ganado la intercionalidad" cuando resuelve todo el trabajo que se le presenta en un partido, pero pienso yo que el portero es un jugador más, tiene una función muy definida que consiste en que no entre ningún balón en su portería, todo lo que pueda hacer de más, son extras.
En ocasiones oigo retransmisiones en las que el hecho de que un portero pare es noticia, cuando debe ser tan común como que un delantero haga goles.

Hablando de los delanteros, también tiene tela lo que se dice y escribe de ellos. Cierto es que en muchas ocasiones defiendo que los delanteros son, a veces, jugadores de racha, pero es que hasta la propia racha no es fruto del azar, sino de un estado mental de autoconfianza que un profesional debe aprender a controlar.
La "racha" huye de la ansiedad, no entiende de desgana y esta peleado con la falta de trabajo.
Y es que muchas veces nos echamos las manos a la cabeza cuando un delantero falla un mano o sus disparos se marcha por poco por la línea de fondo cuando parecía claro que iba a gol. Pero un jugador profesional debe saber que si "pica" un balón es un factor importante la fuerza con la que el empeine de su bota puesto que hará que el balón coja o no coja más efecto y lo aleje o no lo aleje de la portería.
Si tira una vaselina tiene que tener en cuenta la parábola que debe describir el balón para evitar la salida del portero, contar con que un mal bote haga que se eleve por encima del larguero o que no baje a la suficente velocidad para que no llegue ningún rival.
Saber cuando hay que "reventar" o "colocar" no es un factor de suerte, sino de técnica de disparo. Si un delantero domina bien el golpeo de balón y tiene la suficiente frialdad para ver los movimientos del portero, sabrá elegir porque el fin será siempre el gol.

Y ojo, no quiero decir que el jugador profesional deba tener conocimientos de física para conocer con que fuerza y superficie de impacto debe darle a la pelota, pero siempre he pensado que el trabajo, el entrenamiento y el ensayo perfeccionan todas estas acciones que podemos ver en un partido. Un tiro, la capacidad física, la inteligencia táctica... son valores cotizados que no son fruto del talento, sino de un montón de temporadas de potenciazión.

Cuando estudiaba administración, nos ponían el ejemplo del empresario que dijo aquello de "el éxito es un 2% de talento y un 98% de trabajo" y creo que en este caso se podría extrapolar al fútbol. Creo en que haya jugadores que puedan desarrolla toda su carrera en torno a su habilidad innata para el fútbol, pero dependerá del empeño que ponga en hacer crecer sus virtudes que si trayectoria sea más o menos larga y por ende tenemos cientos de ejemplos de jugadores que sin ser virtuosos del balón, gracias a su disciplina en el trabajo consiguen ser igual de recordado que los talentosos.

Por eso no creo en la suerte en el fútbol, todo es fruto del trabajo de muchos años desde las categorías inferiores hasta los entrenos de cada día.
Así que la próxima vez que veas un delantero que falle un gol cantado, no pienses en la mala suerte, sino en que ese remate no lo ha practicado lo suficiente.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal