La quinta del Calvo

por | 22:29:00
Por mi edad no pude disfrutar de la Quinta del Buitre y me queda muy lejana la Quinta de Cobi (la formada por los jugadores que le dieron a España el Oro Olímpico en Barcelona), así que espero que entendáis que esta quinta de la que os voy a hablar hoy es de las que recuerdo con más cariño, sobretodo, por la cantidad de peloteros que la formaban.

El momento en el que estos chicos saltaron al primer equipo del Barça fue especial. El Dream Team era cosa del pasado y Cruyff diseñaba un nuevo conjunto de la mano de fichajes de su "estilo" (vinieron jugadores de la talla de Figo, Cuéllar o un goleador que no acabo de cuajar como Meho Kodro) y volvió a fijar su atención en la siempre fructífera Masía azulgrana, de la que ya destacaban varios muchachos.

Ivan De la Peña: Mediocentro de increíble calidad técnica, sobre todo en el toque de balón, y con una visión de juego que no tenía igual en ese momento. Su capacidad para dejar solo a un delantero de cara a puerta con un pase es de la mejor que he visto en Barcelona.
Pero su poco trabajo defensivo fue un lastre muy pesado tras la marcha de Cruyff y tuvo que salir de Barcelona para iniciar un periplo entre Italia (Lazio) y Francia (Olympique de Marsella) hasta que tuvo su segunda oportunidad en Can Barça en la que se vio en medio de una dinámica muy mala, hasta que se marchó al Espanyol, donde, con bastantes problemas físicos, sigue dejando muestras de su fútbol.

Roger García: Interior de zurda exquisita. Su golpeo mezclaba con acierto la colocación y la potencia y dejó goles desde larga (larguísima) distancia para el recuerdo. Tenía una buena base táctica y mucha movilidad cuando se acostaba más a la banda.
Sus desavenencias con Van Gaal forzaron su marcha en el 99 rumbo al Espanyol (donde coincidió con De la Peña) donde firmó también buenas temporadas, pero al acabar su contrato, se enroló en las filas de un Vila-Real que comenzaba a formar el bloque que es ahora. Pero sus problemas físicos (tuvo lesiones de gravedad) le demandaban un fútbol menos exigente y emprendió la aventura Holandesa fichando por el Ajax con el que jugó una temporada antes de colgar las botas.

Quique Álvarez: Central de solvencia que mamó del puesto de líbero que instauró Cruyff en las categorías inferiores. Tuvo poca presencia en el primer equipo puesto que los centrales durante su etapa era de un nivel muy bueno, además de contar con la marca de ser hijo de Quique Costas, otrora gran central de los culés. Sólo dos años duró su aventura con el primer equipo y tuvo que foguearse en equipos de Segunda (Logroñés y Lleida) hasta que el Vila-Real le "rescató" para liderar su zaga y su equipo (fue capitán durante varias temporadas) hasta que el verano pasado, ya con treinta y dos años, buscó minutos en Huelva.

Albert Celades: Interior derecho de creación y con un trabajo aceptable entre la línea defensiva y los jugadores más ofensivos. Con una buena base táctica y con capacidad de leer los partidos. Aguantó su presencia en el primer equipo del Barça gracias a su polivalencia (interior, medio centro y hasta de lateral) pero cuando acabó contrato en el 99 usó al Celta como trampolín hacia el Real Madrid "pregaláctico" donde tuvo un gran inicio y se fue diluyendo hasta que fue cedido al Girondins para, tras una temporada casi en blanco de nuevo en Madrid, ser fichado por el Zaragoza, equipo con el que ha descendido este año a Segunda División.

Toni Velamazán: Por sus condiciones físicas y por su rol en el campo, se decía de él que podía ser el nuevo Luis Enrique, pero jamás logró un sitio fijo en el once y disputaba minutos intrascendentes o partidos irrelevantes que no nos permitieron ver su potencial real. Sólo aguantó un año en el primer equipo antes de ser pieza clave en Oviedo, Albacete y Extremadura hasta que el Espanyol (donde se reunió con Roger y De la Peña) le aportó estabilidad a su carrera donde jugó sus mejores temporadas (entre el 99 y el 2005) hasta que el año pasado fue testigo (porque a penas jugó) del histórico asecenso del Almería. Ahora pertenece a la plantilla del Hospitalet.

Juan Carlos Moreno: Extremo izquierdo de mucha velocidad, buen regate y gol que no acabó de entrar en los planes del primer equipo, así que con un pobre bagaje, salió de Barcelona en el 97 iniciando un peregrinaje de "a temporada por equipo" en Albacete, Lleida (en dos etapas), Huelva, Almendralejo y Terrasa hasta que en 2003 encontró su sitio en el Numancia donde es un jugador importante del futuro equipo de Primera División.




Entrada más reciente Entrada antigua Página principal