La trampa del jugador comodín

por | 1:51:00
El jugador comodín es aquel jugador que vale igual para un roto que para un descosido. Aquel jugador, que puede jugar en una banda o en la contraria, de defensa o de medio centro, de delantero o de extremo. Ese jugador que se ha esforzado tanto por ser polivalente que se ha olvidado de qué juega.

A lo largo de la historia han habido muchos jugadores que han ido cambiando de puesto con el paso de los años: Hierro que empezó de medio adelantado y acabó de central leñero, Nadal empezó de delantero y el centro de la defensa le acogió al final de su carrera. Así, muchos jugadores han visto como sus condiciones físicas y su experiencia han ido cambiando su rol en los equipos.

Pero desde hace unos años a esta parte ha nacido la figura del jugador comodín. Yo no recuerdo, los sabios lectores de este blog me podrán ayudar al respecto, unos jugadores tan mareados como los que hay en la actualidad. Yo no sé decirte de qué juega Arbeloa. Marchena no sabe decirte de qué juega y así una amplia nómina de jugadores que pueblan los equipos españoles buscando un puesto fijo en el que desenvolverse.

El caso de Arbeloa es el que más me llama la atención. Álvaro Arbeloa sale de la cantera del Madrid, donde se le despreció durante años para irse al Deportivo de la Coruña por un buen dinero, que el bueno de Lendoiro soltó. En sólo cuatro meses, Arbeloa se convirtió en la sorpresa de la liga por su buen hacer en el centro de la defensa y por su capacidad de acoplarse al lateral derecho. El Liverpool de Rafa Benítez se fija en él y echa sus redes sobre el Álvaro, pagando cinco veces más de lo que había pagado el Depor.

En el Liverpool vive sus mejores momentos. Consigue afianzarse en el equipo, como titular en prácticamente todos los partidos, pero Benítez le convierte en el jugador comodín de su defensa. Cuando alguno de sus titulares se lesiona, ese puesto lo cubre Arbeloa. Sea el que sea. Así, el salmantino se gana un puesto en la Selección y un prestigio en la Premier.

Pero Álvaro ahora se ha acabado de convertir en el comodín. En el Madrid ya ha jugado en los dos laterales y ahora en la Selección, Del Bosque lo utiliza para dar descanso a Capdevila. La pregunta clave es, ¿es esto bueno para el jugador y para el club?

Mi opinión (espero las vuestras), es que para el jugador no es bueno. Nunca se va a sentir titular porque siempre va a ser al que muevan cuando haya un problema. Nunca va a poder demostrar su buen hacer en ninguna posición porque no está acostumbrado a jugar más de cinco partidos seguidos en el mismo sitio. Para el equipo a corto plazo está bien porque cubren una necesidad inmediata, pero acaba creando un problema en la planificación. No fichas a un específico de un puesto porque tienes a un jugador que también "puede" jugar ahí y no quieres tener tanta rotación.

en definitiva, este es el debate que quiero abrir. Los jugadores comodín y su función en el fútbol, incluso que me ilustréis con algo de su historia. Espero que me ayudéis a localizar al primero de estos comodines que han hecho cambiar tanto nuestro fútbol.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal