Buscando el partido perfecto

por | 18:13:00
En conversaciones que pueda uno tener o incluso viendo un partido por la tele o en el campo, muchas veces resulta poco atractivo como para captar toda tu atención. Pocas veces podré decir que un partido de fútbol es ‘aburrido’, porque siempre hay algún detalle positivo o negativo, que consiga hacer una marca en la memoria, quizás no permanente, pero sí durante un tiempo como poco.
El problema (?) viene cuando te planteas la cuestión a la inversa ¿qué tiene que tener un partido para ser perfecto? En las últimas semanas se hablan de los partidos del Barça pero para mí, un punto importante es que sea un partido ‘entre iguales’, por lo que pocos partidos del equipo de Guardiola a nivel global me valdrían (otra cosa sería la de buscar un equipo que haga todo a la perfección en un partido).

Así que me he permitido elaborar un decálogo (porque el diez mola) sobre diez aspectos que tiene que cumplir un encuentro de fútbol para satisfacer plenamente.

Eliminatoria: Es importante no que sea oficial, sino que sea una vuelta de una eliminatoria o de un torneo a partido único. Más allá de una final. La sensación de que es ‘el último partido’ de la competición si no se gana es fundamental. Crea tensión competitiva en los equipos e ilusiona en la grada ante la gesta.

Actuación individual: Ojo, es un punto a matizar. Es necesario que, como mínimo, un jugador, destaque de sobremanera pero sin llegar a ser decisivo hasta el punto de decantar un partido. Una actuación sin errores y que ayude a su equipo a plantar cara y a no dar por perdido el partido en el momento de mayor dificultad.

Polémica: Será un apartado discutible, pero para el no ganador/eliminado será un clavo ardiendo al que agarrarse y haría que el encuentro tenga una resaca por unos días y, sí, por qué no decirlo, provocaría que el pique sano entre los equipos diera lugar a la picaresca incluso por parte de terceros.

Remontada: Si hablamos de que un partido puede generar un amplio abanico de sentimientos en el aficionado qué mejor manera de expresarlo dentro de un mismo partido si hay una remontada. Como el vencedor va viendo crecer su ánimo hasta el éxtasis y cómo el vencido no encuentra santo que le consuele la pérdida de algo que su equipo tenía ‘hecho’.

Héroe efímero: No hay que confundirlo con el jugador de la gran actuación. Hablo de un jugador que a lo largo de su trayectoria en ese equipo incluso en toda su vida profesional, sea recordado sólo por ese partido en lo positivo. Si el fútbol es grande es por crear mitos de la noche a la mañana y destruirlos de la misma manera. 

Error castigado: Otro factor que humaniza es el de las limitaciones. Un defensa que resbala y concede un gol, el delantero que falla a puerta vacía, dos centrocampistas que ‘no se entienden’ y dejan que el rival les ‘robe la cartera’. No es necesario que sea un error que decida el partido, pero sí que cueste un gol independientemente de que sea definitivo o no.

Golpe maestro del entrenador: Que uno o incluso los dos técnicos detecten el fallo en el sistema y lo corrijan con algún cambio entre los jugadores de campo o mediante una sustitución presentando un nuevo partido es algo maravilloso, casi como si llegaras a ver otro encuentro. No vale el cambio amarrategui o para perder tiempo, eso sí.

Un golazo: como poco. Una falta imposible, un tiro desde medio campo, una vaselina, una jugada individual mágica… un gol que se quede en la retina, incluso que pase a la historia como la cola de vaca de Romario a Alkorta. Es como la rúbrica al partidazo.

Minuto del portero: Como suelen ser los grandes olvidados, los porteros merecerían su espacio. No siendo el hombre clave, porque debería mantener su puerta a cero, pero sí frustrando alguna ocasión con una parada para la foto, o haciendo gala de reflejos en alguna ocasión múltiple del rival.

Precedente: No es fundamental, pero sí una gran guinda. Un historial reciente de buenos partidos entre los dos equipos, alguna polémica en su último enfrentamiento, un jugador que ‘ha cambiado de bando’, un resultado abultado a devolver… Algo que motive a los jugadores.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal