Recuerdos para nunca

por | 13:14:00
Por Eusebio Díaz Manero

Cuando ayer acabó el partido sentí algo especial. Miré alrededor, abracé a los que me rodeaban y me dirigí presto al balcón para celebrarlo con otras muchas voces anónimas, gente que no conozco de nada, pero todos gritamos celebrando lo mismo.

El análisis del partido daba igual. Si Pedrito había cumplido a la perfección su cometido, si Xabi Alonso había aportado algo al juego o no. Busquets y su manera de dominar el tempo de la defensa desde la humildad y sus veintipocos años y sobre todo un equipo formado por 23 jugadores que han dado la vida a un país dormido hace años.

Lo siguiente que vino a mi memoria y a mis labios fue a todos a los que hemos dejado atrás. Me gusta ser agradecido y en el estilo Palop en la celebración de la Eurocopa, acordarme de Arconada, Butragueño, Eloy Olalla, Zubizarreta, Joaquín, Luis Enrique, Helguera, Albelda, Nadal, Alkorta, y tantos nombres de los que íbamos acordándonos mientras la cena pasaba y la melancolía ocupaba la euforia. Una melancolía que no hacía sino más importante el hito de la Selección. Hacer que todas las “injusticias” vividas por el fútbol español se rediman en el mundial africano que todos recordaremos.

La frialdad del día siguiente me ha devuelto a la realidad. Holanda y su chispa, Sneijder y Robben, Van Persie y Kuyt, Stekelenburg, las dudas que me deja el juego de España, el poco crédito que me ofrece Del Bosque, y muchas otras incógnitas que me vuelven a llevar a la tensión previa de un partido importante. Desgraciadamente los medios me han devuelto a la realidad, el favoritismo de España y el exceso de euforia de algunos pseudo periodistas y sobre todo la vergüenza ajena que me produce que haya cadenas de televisión que emitan en directo los quehaceres de un pulpo alemán.

Cuatro días más. Cuatro días llenas de banderas e ilusión, cuatro días en que el comentario del tiempo dejará paso al de cómo será el partido. Pero sobre todo, cuatro días irrepetibles que recordaremos toda la vida porque por muchas veces que repitas algo, la primera vez siempre será especial.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal