Three Lions: ¿Dónde esta mi selección?

por | 10:21:00
Algo así debieron pensar los seguidores ingleses después de ver el partido ante Argelia, en posiblemente uno de los partidos más aburridos del Mundial. Y es que los ingleses fueron un equipo aburrido y sin ideas, que no perdió porque a los argelinos les falto pólvora arriba, y porque el miedo a perder se sobrepuso a sus ganas de vencer.

La alineación que saco Capello no disto mucho de la del primer día, aunque si lo suficiente como para pensar que las cosas irían a mejor, y no a peor como sucedió. “Calamity” James reemplazo a Green en la portería, y mucho debían confiar sus compañeros en el veterano portero, porque a pesar de su largísimo historial de errores y cantadas las cesiones de todo tipo (algunas más que cesiones eran declaraciones de guerra) se sucedieron a lo largo de todo el partido. A pesar de eso, David James no erró en ninguna, y hasta ahí fue su trabajo ya que los argelinos no tuvieron ninguna oportunidad clara.



La defensa fue la misma (con el cambio obligado de Carragher por King), y el problema fue el mismo, con los dos buenísimos laterales que hay, apenas subieron la banda, apenas crearon situaciones de superioridad en las bandas, y es que teniendo a Ashley Cole y Glen Johnson es casi un pecado dejarles solo para defender las pocas subidas de Belhadj y Kadir.

Pero la clave estuvo en mediocampo, que a pesar de la entrada de Barry, lo que hizo adelantar su posición a Gerrard y Lampard, acercándoles a su hábitat natural, Inglaterra estuvo nula, ninguna llegada de estos dos llegadotes por excelencia, ningún desborde de Lennon por la derecha y ningún viso de esa Inglaterra que aunque no sea efectiva, es entretenida de ver por su intensidad.




Al final Rooney termino desquiciado (e insultando a los aficionados), Heskey que ya de por si hace poco daño, solo recibía en posiciones dónde el peligro era nulo lo que desencadeno en que tampoco los ingleses tuvieran ninguna ocasión, lo que a hecho explotar a la prensa inglesa y no es para menos, parece que Capello ha conseguido lo que parecía un imposible es una realidad, hacer de los ingleses una selección aburrida.

Ahora falta esperar, una victoria ante Eslovenia les mete en octavos (dónde a lo mejor los alemanes están esperando), pero mucho tienen que cambiar las cosas para que los ingleses avancen rondas, porque a esta Inglaterra ni la conocemos, ni la queremos. Y de seguir así su camino en el Mundial acabara más pronto que tarde.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal