Decepciones en la portería

por | 20:28:00
La jornada de Europa League nos deja un sabor amargo. Ninguno de los equipos españoles logró la victoria y eso que tres de ellos jugaban en casa. Sin embargo lo que más me ha llamado la atención son dos derrotas particulares, la de dos porteros que llegaban a sus equipos para ser titulares, pero que ahora son discutidos incluso para ser suplentes: Moyá y Asenjo.

Dos casos completamente opuestos y a la vez muy similares. El portero mallorquín llegaba a Valencia tras dos veranos en que el equipo de Mestalla había intentado su contratación. Fernando Gómez, director deportivo del club, confiaba en Moyá para cubrir definitivamente y por muchos años, un puesto en que las dudas año tras año, provocaban que todos los porteros que tocaban esa portería acabaran mal. Desde la partida de Cañizares la ocuparon Hildebrand, Renan, Guaita, César y ahora Moyá.

Moyá partía la temporada como titular a pesar del gran final de campaña que había firmado César, pero la veteranía del extremeño y su humildad le hacía un perfecto portero suplente. Pero tras escasas jornadas, Emery volvió a confiar en el veterano portero en detrimento de Moyá. Desde ese momento, el mallorquín sólo ha actuado en las dos copas y hasta ahora con poca fortuna y eso que ha demostrado mucha seguridad, excesiva viendo el fallo el partido de Brujas.
Una vez vista la temporada suena ventajista, pero nunca he entendido el fichaje del portero mallorquín. Un Valencia en quiebra gastaba seis millones de euros en una posición que tenía cubierta con tres porteros. Guaita y Renán están cedidos y sobretodo el brasileño está cuajando una gran temporada que le hace tener opciones de quedarse la próxima temporada en Mestalla, pero ¿a costa de qué portero? El tiempo lo dirá.

En segundo lugar, el caso de Asenjo. Podríamos decir que era el fichaje estrella del verano para el Atlético. Los dirigentes colchoneros se vanagloriaban de habérselo arrebatado a clubes como FC Barcelona o Manchester United que se habían interesado en el vallisoletano. A estas alturas de temporada, Asenjo no sólo ha perdido la titularidad sino también la confianza de todo un estadio que silba cada vez que el joven portero tiene el balón.
En este caso no criticó el fichaje de Asenjo, de hecho me parece que el Atlético tuvo muy mala suerte en su portería. Desde hace unos cuatro o cinco años, cuando vi por primera vez a De Gea me pareció el portero del futuro, no sólo del Atlético sino también de la Selección Española. Reunía casi todas las condiciones para convertirse en la referencia tras Casillas. Y digo casi todas porque había una condición esencial que no cumplía: la edad.

La pasada temporada, el Atlético tuvo que tomar una decisión. Leo Franco había cumplido un ciclo y se marchaba. Coupet había sido un buen fichaje para aguantar unos años, pero su falta de adaptación le hacía candidato a la marcha. Por lo tanto, ¿qué hacemos?, pensaría el “bueno” de García PItarch. ¿Fichamos otro parche hasta que De Gea esté preparado o vamos a por un portero de futuro?. Eligieron la segunda opción, mucho más popular y con menos riesgo. Junto a él, repescaron a un portero como Roberto al que no se le tenía ninguna fe, pero que era un segundo portero ideal: de la casa y con paciencia.

Ya comenté en su día, que para De Gea debió ser un golpe durísimo que le ficharan una competencia tan dura en calidad y en años de portería e incluso en el Europeo sub 19 del verano se le vio descentrado y perdió la titularidad. Sin embargo, cuando Asenjo y Roberto se fueron al Mundial sub 20 se hizo un hueco en el once titular. Ahora su titularidad es indiscutible y ya no sólo es un portero de futuro, sino también de presente.

La portería es la posición más especial del fútbol. La planificación en la portería ha de tener un camino muy marcado y desviarse de él supone una temporada aciaga. Valencia y Atlético han salido del bache. En el caso del Atlético cubriéndose para muchos años con De Gea. El qué va a hacer el Valencia es todo un misterio.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal