Yo fui Mtiliga... y entiendo a Cristiano Ronaldo

por | 12:00:00
Creo que esta podría ser la primera vez que os cuente alguna de las que me han pasado cuando jugaba a fútbol. Y es que todo lo que se está hablando de la roja a Cristiano Ronaldo me ha refrescado la memoria y creo que puede venir al caso para argumentar mi opinión referente a este tema.

Resulta que un partido nos salió redondo y encaramos el descuento con un 3-0. En una de aquellas forzamos un córner y por la comodidad del resultado, me animé a subir al remate (jugaba de central y solía cerrar en ese tipo de jugadas) con tanta suerte que el balón fue al encuentro de mi desmarque al segundo palo. Me lancé hacia la pelota con la intención de empujarla con la cabeza... y se apagó la luz. Recuerdo un flash blanco y "calentor" en la cara. Después de unos minutos, me levanté algo mareado y cuando me quite las manos de la cara ví que caía un montón de sangre.

Según me contaron, un defensa saltó para despejar por medio de un patadón la pelota pero que mi remate de cabeza llegó antes, por lo que el rival me despejó la cara. Mis compañeros me dijeron que se quedaron blancos porque caí desplomado y estuve inmóvil un buen rato. "¿Ha sido gol?" cuentan que dije cuando me intenté levantar.

Al que me arregló la cara le expulsaron y nos pitaron un penalty a favor que redondeo la victoria (y que confirmaron que, aún no sé como, no marqué). No se armó ningún revuelo, ni tangana ni nada, quién sabe si por la claridad del resultado o por la espectacularidad de la acción, pero son cosas que te enseñan muchas cosas del fútbol.
Por eso, creo que puedo hablar de manera muy cercana a lo que aconteció anoche.

Así llegamos a la jugada polémica. Cristiano Ronaldo en su intento de zafarse de los agarrones de Mtiliga le parte la nariz con el brazo. Roja directa y tres semanas de baja para el malaguista.


Sin que sirva para justificar una jugada que ha acabado con un jugador lesionado, creo que ha sido un lance del juego. El luso no será ni el primero ni el último que suelte el brazo y ha sido castigado, bajo la interpretación del árbitro, con una expulsión que no debería ser recurrida. Vale que puede haber sido mala suerte que le haya roto el tabique nasal a un rival, pero es a lo que se expone el que juega con los brazos.
Cristiano Ronaldo es un jugador que sabe que con su manera de jugar se expone a acciones en las que el rival se centre en pararle de cualquier manera y lo que él entienda por permisividad arbitral le va a dificultar mucho su trabajo.

Habría que entender también en que muchos jugadores son capaces en un partido, de hacer muchas faltas de carácter menor (un agarrón en medio campo, una obstrucción, un cuerpo a cuerpo...) que no logran ser los suficientemente graves/espectaculares como para que el público pida tarjeta y son pocos los colegiados que amonestan por reincidencia en acciones sancionadas. Esto es un punto a mejorar en nuestro arbitraje y algo que desquicia ya no sólo al nueve blanco, sino a los muchos jugadores con talento que pueblan nuestra liga y ven como en muchas ocasiones los rivales actúan de esta manera para no dejarles coger ritmo o simlpemente, pararales.

Lo que desde luego no tiene justificación alguna han sido las declaraciones posteriores del portugués en las que se queja de los piscineros que hay en la Liga BBVA. Incluso se ha permitido el lujo de decir que "él antes era así pero ya no". Ah vale, entonces ya estoy más tranquilo. Tampoco me parece lógico que tache su expulsión como "vergonzosa". No seré yo el más indicado para dar lecciones a nadie, pero así el extremo no se ha ganado la comprensión de nadie.
Y mira que empezó bien informándo que había hablado con el danés para disculparse...

Luego está el trato mediático que se le da a la jugada: los de un lado pidiendo una sanción ejemplar y los de otro sacando jugadas similares que no fueron sancionadas a modo justificante. Qué actitud más pueril.
Como dice ese proverbio latino, en el medio está la virtud. Ni hay que ponerse a rearbitrar jugadas a gusto del consumidor, ni Cristiano Ronaldo es un jugador violento. Se pueden decir otras cosas, pero no le considero un tío que vaya a hacer daño a un rival.

Y cómo ya hice con la mano de Henry, os dejó sobre la pantalla de vuestro ordenador un tema delicado para que cada uno se postule como crea y a ver si entre todos le damos una cordura al asunto que los profesionales del medio no han logrado.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal