El enemigo en casa

por | 13:40:00
Cuando Florentino Pérez gano las "elecciones" del Real Madrid, esperaba un fichaje de relumbrón para el banquillo: Mourinho, Wenger o Ancelotti eran los nombres que se me pasaron por la cabeza. Pero cuál fue mi sorpresa cuando el elegido fue Manuel Pellegrini.

Pellegrini es un entrenador de perfil bajo. Nunca levanta la voz en la prensa y sabe llevar la presión de grandes equipos. Hay que tener en cuenta que antes de Villarreal entrenó a River, un equipo con mucha presión y su paso por Villarreal empezó sin presión, pero conforme pasaban los años los aficionados castellonenses se acostumbraron a los buenos resultados y mantenerlos no era fácil.

Pero todo el mundo sabe que el Madrid es diferente. La presión mediática es muy fuerte y teniendo a los jugadores que tiene, no se iban a entender las rotaciones del chileno. Y así está siendo. Pellegrini siemnre ha sido un entrenador de primeras vueltas mediocres y espectaculares rectas finales de campaña.

Si toda esta presión no era pequeña, Manuel Pellegrini tiene al enemigo en casa. Cuando un jugador manda a tomar por culo al entrenador, lo normal es que ese jugador no vuelva a jugar con ese entrenador, a no ser que pida perdón y tras pasar un periodo de "castigo" vuelva al equipo. Eso es lo que ha pasado con Guti, un jugador prepotente fuera y dentro del terreno de juego y que me recuerda mucho al caso Riquelme en Villarreal.

Con Riquelme ganó Pellegrini porque tanto Fernando Roig como José Manuel Llaneza apoyaron al técnico chileno, a pesar que desde la prensa nacional se presionaba al técnico para que jugara Riquelme. Pero como la presión que llegaba a la provincia era pequeña, Pellegrini ganó el pulso. Pero ahora Valdano suelta las declaraciones: "En Milán eché de menos a Guti". Qué poco afortunado es Valdano con la prensa, tiene la boca muy grande o muy poco cerebro, y si le supongo un buen intelecto solo puedo especular con el gran tamaño de su boca.

Ahora Pellegrini está en el disparadero, y probablemente Guti volverá a ganar y seguirá siendo el ojo derecho de Valdano. Suerte Manuel, te mereces otro jefe, pero solo te has podido conformar con Valdano.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal