Cuando no hay nada de lo que escribir

por | 23:48:00
Los fines de semana en los que no hay jornada de Liga me parecen menos fin de semana. Cuando la liga se va poniendo interesante jornada a jornada, haciéndote desear que llegue el próximo partido, llega, casi sin que nos demos cuenta, una nueva cita para las selecciones. Puede que haya a quien le guste este cohitus interruptus, pero a mí, no me gustan nada. ¿No podrían jugar todos los partidos la selección, ya fueran de clasificación o de preparación, todos seguidos al acabar la liga que habría finalizado un mes antes al utilizar las fechas internacionales? De esta forma no cortarían el rollo liguero. Además, las selecciones podrían realmente preparar sus partidos, no como ahora, que sólo realizan un par de entrenamientos.

No debo ser el único que encuentra insulsa la semana de selecciones, ya que si leemos la prensa de esta última semana parece que el interés por el amistoso de España, que poco tuvo de amistoso, era mínimo. Y no sólo la prensa española, sino que la portuguesa le prestó más atención al tema Ronaldo que a su vital partido contra Bosnia. Y es lo que pasa cuando no hay nada que escribir, se crean polémicas absurdas alimentadas desde la prensa más que surgidas de la inquietud popular.

Imaginemos que un jugador habitual de su selección se encuentra lesionado. El seleccionador tiene un informe del club acerca de la lesión, pero prefiere hablar personalmente con el jugador, para ver como ésta, qué sensaciones tiene con respecto a la lesión. Aprovechando el hecho, el jugador podría pasar examen médico con los médicos de su selección para corroborar las pruebas que hicieron en su club. Esto es un hecho habitual, le sucedió a Xavi, le sucedió a Iniesta y le sucedió a Silva en este último año. Un corto viaje en avión, una mañana de pruebas y por la tarde de vuelta a casa.

Pero qué pasa cuando el protagonista es el jugador más caro de la historia. El supuestamente mejor jugador del mundo. Y si el club perjudicado es el, oh todopoderoso, Real Madrid. Si a eso le sumamos que no es la roja la protagonista, sino que es una selección extranjera, de un país compuesto por gente desalmada que se pasan el 99% del tiempo pensando en como fastidiar a los clubes españoles, igual me he pasado de sarcasmo. Pues lo que sucede es que la prensa española, más comcretamente la madridista, pone el grito en el cielo ante la injusta situación. Situación que no les parecía tan injusta con Xavi, Iniesta o Silva.

Pero la cosa no queda ahí, la prensa portuguesa, rebajándose al nivel de la española, se enzarza en una cruzada defendiendo la necesidad de que Cristiano fuera a Lisboa. De hecho, cuando el jugador viajó finalmente a Portugal, el diario A Bola publicaba en portada "Portugal le gana la guerra al Real Madrid". Para varios días dio la discusión entre la prensa española y la portuguesa. ¿Pero que pasó en mientras en el mundo real, fuera de tanta tontería? Pues que Cristiano cogió un vuelo a primera hora de la mañana, en media hora estaba en Lisboa. Un trayecto más corto y más cómodo que el que hace la mayoría de trabajadores cada mañana para ir a trabajar, ya sea en metro o autobús. Pasó la revisión médica y volvió en otro vuelo de media hora. No creo que la recuperación se retrase por haber hecho este viaje, que sólo sirvió para que la prensa pudiera rellenar periódicos.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal