Toco y me voy: Se jugó el Super Clásico del Apertura 2009

por | 12:16:00
Ayer se disputó en el Apertura el partido de los partidos, medio mundo (o más) pendiente de lo que aconteciera en el Monumental en una nueva edición del Super Clásico del fútbol argentino: River Plate contra Boca Juniors.
Algo "olvidado", por lo menos fuera del país, porque aún estamos asimilando la salida de tono de Maradona, pero que una vez más, paralizará al país y que nos dejará muchos detalles y por supuesto, clásicos afiches, que tanto nos darán para analizar.

De todos los clásicos disputados en los últimos años, este pueda ser el más descafeinado que nos podemos encontrar: ambos equipo lejos de la punta del campeonato y sobre todo, ofreciendo muy poco en el campo y sobreviviendo en el Apertura de los destellos de sus veteranas figuras.

Así salieron los dos gigantes del fútbol argentino al Monumental donde muy pocos apostaban por la victoria de River después de sus últimos resultados y su pobre imagen por lo que Boca se encontraba ante una oportunidad histórica de humillar a su eterno rival en su feudo (incluso de ganar por goleada a poco que sus jugadores claves brillaran un poco).
Pero nada más alejado de la realidad.






El partido, como era de esperar, no fue ninguna oda al fútbol, pero lo que más me llamó la atención fue que incluso pareció estar manco de esa carga de intensidad tan normal en estos choques. Ambos equipos dieron la sensación de estar anestesiados e incluso el ritmo del partido fue mucho más lento de lo que se podía esperar.
Boca, en la primera mitad dio una imagen horrorosa, como si confiara en que sólo por saltar ya fuera a llevarse el partido y River, dentro de todas sus limitaciones, puso corazón y con ello le bastó para puntuar (y sólo un poste le privo de ganar).

Ahora muchos sitios dan como vencedor moral a Boca... creo yo que porque sin hacer nada, se llevó un empate. Pero ojo con que River, dentro de lo que es ahora, no repunte. No tiene ningún jugador que resalte por encima ni motivación de éxito real pero ha recibido una inyección de moral que unido a futuros cambios institucionales puede suponer el principio del fin de esta época para olvidar.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal