Así empezaron los Fab Four el curso de 2010

por | 20:54:00
Gracias a la promoción de la nueva plataforma dedicada al fútbol y de la pasión del ente estatal por seguir al (Spanish, no nos olvidemos) Liverpool, he podido seguir en este fin de semana el arranque en esta nueva temporada de la Premier de los denominados Fab Four del fútbol inglés, United, Liverpool, Chelsea y Arsenal y he querido dedicar una entrada al arranque del fútbol inglés.

En primer lugar el Chlesea, que fue quien estrenó el torneo. Tuvo un rival correoso, ligeramente incómodo, pero con poca solera como para preocupar al nuevo técnico blue, el italiano Ancelotti, el Hull City, que si bien el año pasado tuvo un buen arranque, el resto de sus rivales ya no le iban a dar ningún margen.
Aún así, el Hull se adelantó y aguantó el empuje del Chelsea hasta que en un golpe franco ejecutado por Drogba (el mejor jugador del partido de largo) puso las tablas para llegar al descanso. En la segunda mitad, el Hull apostó por el contraataque, también empujado porque el Chelsea volcó el campo hacia la portería de los Tigres de manera descarada y casi le sale la jugada... pero un equipo como el Chelsea, con tantos jugadores desequilibrantes, era difícil que alguno no la colara... y fue el propio delantero marfileño quién con un centro al segundo palo envenenado, dibujó una perfecta vaselina para decantar el partido en el descuento.

Al Chelsea lo vi como un equipo conjuntado, donde todos se conocen y con una idea clara de lo que debe hacer para llevarse un partido. De hecho, salvo el entrenador, no ha tenido incorporaciones ni bajas de relumbrón. Tiene un centro del campo muy físico y eso le permite marcar el ritmo (alto) del partido durante casi todo el choque, algo muy difícil de aguantar por el rival.

También fue turno ayer para el Arsenal. El nuevo Arsenal sin Adebayor, sin Touré y sin ninguna incorporación importante (algo que casi es común con Wegner). Tenía un difícil estreno ante el Everton en Woodison y de un plumazo, en los últimos quince minutos de la primera parte lo finiquitó con tres tantos: Denílson, un jugador destinado ya este año a ser importante en el centro del campo, Vermaelen, el central belga que ha llegado este año del Ajax y Gallas, quien tiene que aportar veteranía a la zaga se encargaron de marcar... curioso, ninguno de ellos jugadores ofensivos.
En la segunda mitad, un sentido doblete de Fábregas junto al gol de, por fin, un delantero, Eduardo fueron como martillazos sobre los clavos que cierran el ataúd toffee cada vez que se animaron a atacar, porque las contras fueron mortales. Casi anecdótico fue el gol de Saha en el descuento.

El Arsenal sigue su guión de los últimos años: un buen inicio. Pero esta vez tengo muchas dudas de que esta temporada sea la suya. Ya lo dijo el propio Touré cuando abandonó la nave gunner, cada año está perdiendo jugadores decisivos y no traen nada equiparable. Cesc, Arshavin... quizás Van Persie, son jugadores que pueden tirar del equipo, Nasri y (ya veremos) Rosicky deben de ser escuderos de lujo... pero son ya muchos años en los que cuando llega la Navidad, el Arsenal se viene abajo ya sea por lesiones o bajones de forma.

Esta tarde ha sido el turno del United y tuvo un partido apacible. Quizás angustiado por no poder acabar de cerrarlo y dejar un inquietante 1-0 (que también le ha costado) pero en el que en pocas ocasiones ha sido inquietado Foster, sustituto del lesionado Van der Saar, y en el que Rooney ha dejado claro que es delantero centro y que si ha cumplido cuando le desplazaban a la derecha es por su sentido del sacrificio en pos del equipo, pero es delantero. Tanto que fue suyo el gol en tres acciones de nueve puro: desmarque, remate de cabeza y oportunismo para empujar su propio rechace. Poco más ha dado de sí el partido a parte de la paupérrima actuación de Berbatov y de la increíble oportunidad fallada por Owen (que tan buena pretemporada ha hecho).

El United se enfrenta a un reto más que apasionante: enganchar su cuarta Premier (algo que nadie ha hecho nunca) y hacerlo sin el jugador más decisivo del torneo en los últimos años, Cristiano Ronaldo. Las llegadas serían firmadas por el mismísimo Wegner: dos jóvenes a explotar (Valencia y Obertan) y un jugador no mayor pero venido a menos (Owen). Muchos piensan que las bajas son decisivas para que el United pudiere revalidar el título, pero le doy un voto de confianza a Ferguson, por saber reinventar el juego de su equipo (qué son casi veinticinco años ya) y sacar lo mejor de sus jugadores.

Ha cerrado la tarde y la jornada otro gran partido: Tottenham - Liverpool, y el partido no ha defraudado (si eras un espectador imparcial, obviamente): alternativas, dinamismo, oportunidades, buenas paradas, detalles... y la victoria final de los Spurs (justo con el mismo resultado del año pasado) gracias a los goles de Assou Ekotto (increíble pelotazo desde la frontal) y de Bassong (gran cabezazo) que anularon el momentaneo empate de Gerrard de penalty. Los londinenses han dado la sensación de estar más rodados y sobre todo más metidos en el partido, mientras que el Liverpool ha naufragado en el centro del campo donde ni Mascherano (no es lo suyo) ni Leiva (mucho menos) han sabido empezar el juego.

El Liverpool se presenta este año como la gran alternativa a acabar con el dominio del United, es un gran equipo que con sólo unos retoques debería ser equiparable a los de Manchester. Johnson en el lateral me parece un gran acierto, le da mucha profundidad al juego y permite que el centro del campo pueda centrarse más sin llegar a acumular. Su principal problema es que se van a cumplir veinte años de su útlima liga, demasiado tiempo y mucha presión para un equipo que le va a costar arrancar pero que tendrá una recta final muy buena, si respetan las lesiones.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal