No entiendo

por | 0:45:00
La semana se estaba acabando y mi estancia en la playa y total aislamiento del deporte en estos días me dejaba huérfano de tema para mi entrada semanal en Uno o Dos Toques. sin embargo, entre cerveza y cerveza aparecía una noticia en los medios digitales que convulsionaba mi sábado y que me dejaba al borde de la locura futbolística: Vicente Soriano se hace con el 51% de las acciones del Valencia.

No soy partidario de hablar del Valencia, me pilla demasiado cerca y mi objetividad queda mermada. Lo admito y no me escondo en mi planteamiento. Pero mi periodo de reflexión en las horas posteriores va más allá, llega hasta el 16 de julio de 1999, el día en que nacieron las Sociedades Anónimas Deportivas (lo admito, el dato lo he buscado en la Wikipedia).

No soy un experto en leyes, ni en economía, eso se desprende de la entrada de hoy, pero me encanta el deporte, por eso me pregunto qué carajo hago hablando de esto en un blog de deporte. Pero es que ¿no os parece que el deporte está muriendo? La llegada de las SAD en España ha hecho desaparecer a clubes históricos, ha hecho que otros caigan en un pozo del que es muy difícil que salgan, ha hecho que el club de una ciudad fuese vendido y cambiado de nombre y que miles de niños llorasen porque un equipo que ha sufrido por llegar a una división, de repente cambia de sede y desaparece.

No entiendo las SAD que permiten que un club que mueve una masa social tan importante como puede ser el Valencia, el Atlético de Madrid, el Sporting de Gijón o el Levante UD, sea manejado por gestores, empresarios, administradores concursales y demás figuras administrativas que se alejan totalmente de la palabra deporte. Cada día más, el que se quiere dedicar al deporte tiene que saber más de economía, y menos de preparación física, táctica o técnica.

Tampoco entiendo porque hay clubes que no son SAD y por qué no son obligados a convertirse. No entiendo que no sea reversible el proceso de conversión y no entiendo por qué un club de fútbol ha dejado de ser un club de fútbol y se ha convertido en una empresa deficitaria.

El fútbol ha muerto, larga vida al fútbol.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal