Arreglando el mundo...

por | 17:53:00
Real Madrid. Ese es el tema del que quiero reflexionar y haceros opinar hoy. Un tema complicado tal y como está hoy en día. Para ellos ha sido una semana agridulce, pierden en Anfield 4 a 0 y ganan en San Mamés 2 a 5. Siguen vivos en la Liga, pero fuera de la Champions, el trofeo que da más prestigio. Durante toda la semana e incluso toda la temporada se han visto multitud de discusiones, de debates y de opiniones. Parece que se detecta alguna anomalía y a pesar de las dos últimas Ligas, todo no marcha como debiera. Se ha analizado hasta la saciedad y desde la oportunidad que me brinda "Lama" voy a dejar aquí mis impresiones.

Voy a dividir su crisis en dos vertientes: institucional y deportiva.

Por la parte de la institución todo viene dado por las actuaciones de su Junta Directiva y su cabeza más representativa, el presidente. Antes Calderón y ahora, Boluda. Uno lo hizo mal y el actual sólo está para borrar "pruebas" de las malas acciones de los últimos años. Como solución a todo esto sólo queda la renovación total de todos estos personajes mediante elecciones, lógicamente, antes de julio ya que sino será complicado planificar correctamente la siguiente temporada. Aquí es donde entra el "mejor presidente del mundo", ese personaje que viene como "El Salvador", "el que todo lo puede", algo que no deja de asombrarme. Es cierto, que los humanos tienen memoria selectiva y que, afortunadamente, solemos recordar todo lo bueno vivido. De ninguna otra manera podría explicarme tanta adulación al "Ser Superior", don Florentino Pérez. No voy a descubrir quién es y qué significó para el madridismo aunque también pido que piensen en los últimos años de su mandato y su salida del club. Cierto es que rectificar es de sabios y que este señor de tonto tiene bastante poco. Estoy seguro que veríamos una nueva y mejorada versión de "Papá Floren".

Lo que yo pediría si fuese socio madridista sería lo siguiente: que intente ganarse el respeto que ha perdido en Europa, que hiciese un equipo competitivo que aspirase a todas las competiciones en que participa y que volviese a ser el club señorial que don Santiago Bernabéu presidió. Con esas premisas cualquier candidato a la presidencia me parecería excelente siempre y cuando luego cumpla lo prometido.

Respecto al plano deportivo, tengo por supuesto que, se presente quién se presente a esas elecciones, algún futbolista de renombre mundial traerá. Eso sí, ¡al loro, que no os engañen...! una segunda vez, y luego os veáis sin la estrella deseada y a la cuál habéis votado, porque resulta que ya no se votan presidentes ni programas electorales, se votan fichajes.
Como considero que las casas se hacen desde los cimientos, los primero tiene que ser un entrenador, de prestigio, que no venda camisetas pero que no sea un desconocido. Con mano izquierda con sus jugadores y con la prensa y que además sepa de fútbol, a poder ser.
Ahora con un poco más de seriedad, creo que lo adecuado sería montar un organigrama con dos personas fundamentales: un director ejecutivo y un entrenador. Aquí es donde existe uno de los mayores problemas del fútbol ¿quién ficha? Pues bien, lo adecuado es tener un entrenador que sepa aprovechar las características de los jugadores que tiene en plantilla y que además cuando pida, no pida nombres, sino posiciones dentro del terreno de juego y características de los jugadores. Así nos evitamos las suspicacias del tipo comisiones o favoritismos. Además siendo el Real Madrid es sencillo elegir pues el selecto grupo de jugadores que deben pertenecer a la disciplina blanca será muy reducido: los mejores de cada puesto. Ese tipo de planificación respecto a los fichajes traerá un equipo competitivo y, recuerden que el activo más importante de un club son sus jugadores, ellos son los que les dan victorias en el campo, esas victorias se transforman en títulos, esos títulos en prestigio individual y colectivo y ese prestigio en negocio para el club y para los propios jugadores.

Para muestra quería explicar algo que llevo comprobando durante tiempo. Lo que finalmente da importancia a una entidad deportiva es la cantidad de gente que es aficionada a ella y esta gente, como todo, en algún momento de su vida ha de empezar a simpatizar. Pues bien, resulta que por lo que he podido darme cuenta, cuando uno tiene alrededor de 10 años es cuando comienza a aficionarse a algún club. Mientras un club pueda alargar más su período de victorias, (sabemos que el fútbol es cíclico) más niños simpatizantes podrá almacenar, hombres de renombre mundial también ayudan a ello (intentemos tener por lo menos a 15 jugadores internacionales con su país). Estoy seguro que el FC Barcelona en la década de los 90 fue capaz de "captar" a más seguidores que el Real Madrid, simplemente por sus equipos y sus victorias. La gente joven es el futuro y la fidelidad se consigue en ese momento, más tarde ya es imposible. La masa social es la que da más ingresos: televisión, publicidad, merchandising,etc. Lograr ciclos ganadores muy largos o por lo menos plantillas atrayentes es lo imprescindible.

Por otro lado, el tema de la cantera me parece vergonzoso en los últimos tiempos en el equipo de Chamartín. Jugadores de la tierra hacen al espectador indentificarse más todavía con el equipo y, además, no es por falta de calidad, por lo visto hasta ahora: los Granero, De la Red, Mata, Portillo, Negredo, Jurado y un sinfín superan en mucho a lo que ha llegado al club desde el extranjero y seguro que serían mucho más económicos. Para que voy a llevar a mi hijo a las categorías inferiores, sé que nunca va a jugar en el primer equipo aunque sea una gran estrella.

Espero por el bien del fútbol que todo esto vuelva a su cáuce. Probablemente casi podríamos hacer extensible estas reflexiones al resto de equipos del mundo, por lo menos en mi ideología futbolística.

Si don Santiago levantara la cabeza...
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal