No nos engañemos

por | 15:36:00
Ayer estuve viendo el atractivo partido entre Brasil e Italia disputado en el Emirates. Imagino que ya habreis leído y visto resúmenes del partido por lo que creo que no es necesario que os cuente que, en resumen, Brasil jugó un par de marchas más acelerada que Italia.

Lo que sí que me llamó la atención fueron varios apuntes que os quiero traer en esta entrada. Lo primero es en la convocatoria de Brasil: increíble que el mediocentro de la eterna candidata a la victoria en todo sea Felipe Melo (ex Racing, ex Almería y creo que ex Mallorca entre otros) y Gilberto Silva (ganándose los garbanzos en Grecia) sea la dupla titular ante toda una Italia.
Bien es cierto que cumplieron con su labor, la de tapar los agujeros que provocaban la nula aportaciónde Ronaldinho y Adriano (quién los a visto y quien los ve) en la presión del equipo, pero cuando has visto a Falcao, a Toninho, a Mazinho, a Mauro Silva incluso a Dunga, esto te sabe a muy poco.

Marcelo, por su parte, muy criticado en su club y silbado en su propio estadio, cuenta con la confianza del seleccionador, y pese a que he leído por ahí que cuajó un buen partido, para mí fue un desastre. Muy en la línea de cuando ha jugado en el Madrid, constantes subidas pero un hueco en la espalda por donde viene todo el peligro y siendo defensor, es para hacérselo mirar.

Pero no quiero hablar sólo de Brasil, ya que la idea de esta entrada nace en Italia, la que se quedó sin récord de imbatibilidad con la derrota de anoche. Y es que jugó con todo, prácticamente: Buffon, Zambrotta, Legrottalie, Cannavaro, Grosso, De Rossi, Pirlo, Camoranesi, Rossi, Toni... y eso que Lippi se dejó en casa a Totti y a Del Piero (que uno no sabe ya si se han retirado o no de la azzurra). Vamos, que es un equipo muy muy competitivo para hacer muchos más de lo que hizo anoche.

Pero el tema, para mí, está en la mentalidad. ¿Recordáis algún amistoso espectacular de los italianos? Yo no. El fútbol italiano es un fútbol tan competitivo que no le importa y vale que seguramente hoy se les hayan dado bastantes palos, pero seguro que en la jornada de este fin de semana en Italia a nadie le importara el partido de anoche.

Esta es la grandeza del fútbol italiano, más alla de contar con jugadores fantásticos para el enganche o de ser de lo mejorcito del mundo a nivel táctico, de presión, de orden... es el conocimiento de cuando darlo todo. Históricamente la preparación física de los jugadores que ejercen en Italia (dejando de lado los casos de dopping) es excelente y si añadimos que no se desgastan en partidos intrascendentes, podemos comenzar a descubrir su rendimiento tan bueno en los torneos cortos que definen a los campeones.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal