Madeira está de fiesta

por | 21:59:00
Finalmente se acabó el drama y las conjeturas: Cristiano Ronaldo se ha llevado el Balón de Oro. Perfecto, me parece una decisión justa.
El luso ha aunado la espectacularidad, la determinación y los títulos a lo largo de la pasada temporada, pero ha contado con en los útlimos tiempos ha tenido que lidiar con un par de toros que podían haber hecho saltar alguna sorpresa.
Primero fue su corta y poco relevante participación en la Eurocopa. Portugal, una vez más, juntaba a jugadores de primera línea mundial y finalizó su concurso antes de los que muchos esperábamos. El jugador del United fue demasiado irregular. Todo esto contrastó con el buen juego de España, que colocó a tres jugadores de golpe y porrazo en la lucha con Cristiano Ronaldo en la lucha por el balón dorado: Xavi, fue el mejor jugador del torneo (con todo el merecimiento), Casillas firmó también un torneo de ensueño que une a la gran importancia en la consecución del título de liga del Madrid y Fernando Torres, mejor debutante en la Premier y otro gran culpable del la Euro de España.

También desde Barcelona hicieron lo posible para meter a Messi en la terna, con la suerte de que el rosarino respondió con un inicio de jornada espectacular unido a su oro en los JJOO. Lástima que no lograra títulos el año anterior.

Pero sin lugar a dudas, lo que le ha costado muchas críticas a Cristiano Ronaldo han sido sus últimas declaraciones. Siempre que ha tenido ocasión se ha autoproclamado como el mejor y el merecedor de cualquier distición individual. Y esto es algo que el portugués debe corregir, es joven y debe aprender a escuchar.
Nadie puede dudar de que Ronaldo ha sido el mejor de la pasada temporada, ya lo contaba al inicio, decisivo, bastante regular y sobre todo una atracción para el espectador. Pero hay una virtud que debería cultivar y es la modestia. Claro que puede decir que ha sido el mejor, pero no veo necesario que lo haga con ese tono tan altivo que roza la ofensa hacia sus rivales de camino hacia el galardón.

Siempre me quejo de que los jugadores tienen predefinidas un altísimo porcentaje de respuestas de cara a los medios, la única fuente de información para los miles de aficionados que les idolatran y que los jugadores que pueden decir algo interesante se pueden contar con los dedos de la mano, pero no me gusta este nuevo perfil de jugador que abandera Cristiano Ronaldo.

Así que, garoto, sigue jugando así, pero recuerda que con veintitrés años tienes mucho que demostrar todavía. Aprovecha que compartes vestuario con un jugador como Ryan Giggs, genial en el campo y un señor fuera de él.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal