El premio al buen juego

por | 21:56:00
Hace unos meses, cuando Laporta presentó a Guardiola, le pregunté a mi amigo y compañero Lama que, que le parecía la asignación del técnico catalán en el primer equipo blaugrana. Sus palabras fueron más o menos estas: Es tan la locura, que puede hasta funcionar. Yo, sinceramente, creo que quiso ser un poco precavido. Por lo que conozco a Lama, sé que a él le gustaba ver a Pep como nuevo entrenador culé.

Comenzó la pretemporada y el equipo de Guardiola no brillaba en exceso, pero iba cumpliendo en cada campo que visitaba. El juego fue mejorando pero ante rivales de poca consistencia no se podían sacar conclusiones. La primera prueba fue la fase previa de la Champions. Tras golear al triste Wisla en el Camp Nou, en Cracovia el nuevo Barça pinchó y ya empecé a escuchar algunas voces alarmistas. Es pronto pensé yo. Pero me callé.

El Barça visitó los Pajaritos. Mostró buenas sensaciones, pero no entró el gol. Además acabaría perdiendo el partido 1-o. Más voces alarmistas. Ahí fue cuando yo decidí hablar en foros que visito y entre amigos cercanos. Les dije que las sensaciones, en septiembre, son más importantes que los resultados. Era obvio que algo había cambiado en Can Barça, pero las voces victimistas culés no querían ver más allá del resultado. Luego se empató contra el Racing en Barcelona. Otra vez las voces alarmistas. No pasa nada volví a decir. Si juegas bien, los goles acaban llegando, es una máxima del fútbol.

El resto de la historia la conocen bien. El Barça lleva nueve partidos ganando seguidos, mostrando cada día mejor juego, pero la sensación y las ocasiones de gol siguen siendo las mismas que el primer día. Es más, el equipo que arrolló el otro día al Almería fue el mismo que perdió en Numancia, y solo Alves es nuevo este año en ese once.

¿Conclusiones? Ni en septiembre ni en octubre se pueden sacar. Obviamente este equipo no ha demostrado aún nada. Deja un buen sabor de boca, que no es poco, pero tiene que seguir hacía arriba. Pero solamente quería recordar a esos que critacaron al bueno de Pep en las dos primeras jornadas, que para hablar primero hay que ver y escuchar. Que tenemos dos ojos, dos orejas, y una sola boca.

Algo parecido ha pasado con el Betis y el Sporting de Gijón. Ambos equipos empezaron mal, muy mal, siendo los últimos en la clasificación. Pero sendos conjuntos dejaban buenas sensaciones pese a las derrotas. Llegué a leer que el buen juego no se vería recompensado. El buen juego siempre acabará siendo recompensado. ¿Qué se puede ganar de otra manera? No lo dudo. Pero jugando bien, se gana.


Foto: futbolwins.com
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal