Dos luchadores cruzan sus camino

por | 12:27:00
Hace poco se ha confirmado el pase de Klasnic al Nantes y me ha venido escribir una entrada que hable un poco de ambos, de un delantero que ha superado muchas adversidades y de un equipo que es un histórico del fútbol francés que lucha por volver a tener un nombre en Le Championat.

La historia del delantero no dista de la de muchos otros jugadores de su generación en Alemania, la familia Klasnic huyó de una Bosnia inmersa en un conflicto bélico en busca de un lugar donde su hijo no jugara a fútbol con el peligro de ser tiroteado y sus padres pudieran buscar un trabajo digno que les permitiera prosperar, algo parecido a casos como el de Podolski, Rakitic (de los que ya hemos hablado en este blog) o de Klose, jugadores que militan en equipos de la Bundesliga y que son internacionales con países de los que no son originiarios.

Su carrera no dista mucho de la de cualquier jugador profesional en Alemania: fue un histório como el St. Pauli (un equipo que merece una entrada) el que le dio la alternativa en el fútbol profesional en la Segunda División germana y durante las tres temporadas que jugó dejó una buena marca de goles por partido jugado lo que le valió el pase a un equipo en claros síntomas de hacer cosas importantes como lo era el Werder Bremen donde formó una gran pareja con Miroslav Klose.


Pero en Breme es donde su carrera sufrió el golpe más duro. Después de una buena temporada 2005-2006 en la que logró su mejor marca con su equipo (15 goles en liga) llegó su oportunidad de disputar un Mundial con Croacia (ya había decidido jugar con los croatas en la Euro de Portugal, desechando las ofertas de hacerlo como alemán o bosnio). Pero la cita mundialista no salió como el esperaba y a penas jugó lo que le costó el puesto de delantero titular en Croacia y en su propio equipo en la temporada siguiente.
Cuando profesionalmente no podía ir a peor, en enero de 2007 se le fue diagnosticada una afección renal y fue necesario que su madre le donara un riñón que el cuerpo del delantero rechazó y fue el padre quién acudió al rescate del hijo para que en esta ocasión el riñón fuera aceptado por el cuerpo de Ivan.


Todo esto supuso muchos meses alejado de su hábitat natural, el área de los campos de fútbol y la pérdida del buen nombre que se había trabajado a base de goles. Además culpaba a su club de los problemas que había tenido en sus dos intervenciones de transplantes  e incluso llegó a denunciar, por lo que acabando contrato esta temporada su salida estaba más que cantada.

Por otro lado, está el Nantes, un histórico del fútbol francés que no hace mucho tuvo uno de los capítulos más difíciles de su historia cuando descendió a la Segunda división pero que está temporada volverá a pasear el amarillo de su camiseta en la máxima categoría del fútbol galo.
El palmarés del equipo es de los mejores del país vecino con casi una decena de ligas, la última en 1995 con un equipo realmente espectacular con Karembeau, Makelele, Pedros y Ouedec como figuras de aquel combinado que cayó por los goles fuera de casa en la semifinal que le enfrentó a la Juve (a la postre campeona) de la edición de la Champions de la temporada 95-96.

Ahora, el equipo francés ha anunciado que ha contratado a Klasnic, ganándole la mano a Osasuna, Mallorca y Betis entre otros, a base de talonario para que sea, sin lugar a dudas, su referencia ofensiva en su retorno a Primera.
Gran oportunidad para Klasnic de tratar de poner su nombre en las listas de goleadores ya que, de largo y salvo alguna sorpresa, debe ser el delantero con más técnica y experiencia del plantel
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal