Toco y me voy: problemas millonarios

por | 12:59:00
Hoy miramos a Argentina pero no para recordar alguna anécdota o a algún personaje curioso de este torneo tan rico en recuerdos como en fútbol, sino para echar un vistazo a la preocupante situación de River Plate, un gigante del fútbol mundial que no pasa por sus mejores días.

Primero, a nivel de títulos, en los últimos cinco años ha ganado dos, ambos Clausuras en 2004 y en 2008. Un balance que se me hace muy pobre, pero que a su vez, para el nivel de las plantillas que ha estado presentando puede parecer increíble.
Para mí, a raíz de ese título en 2004 es cuando el equipo comienza una cuesta abajo importante, puesto que se deshace de sus grandes y jóvenes talentos demasiado pronto (ante necesidades económicas) y así poca vida en River tuvieron Cavenaghi, Mascherano o "Lucho" González... y desde entonces, mucho le ha costado al semillero riverplatense dar nuevos jugadores, quizás Belluschi, Ahumada o Bounanotte, pero muy lejos de otros talentos de antaño.

Con la herencia de Estrada y la mano de Pasarrella, si bien no llegan títulos, el equipo sacó a algún buen jugador como Higuaín, pero se le vende demasiado pronto para que ayude al primer equipo y se continúa dando que hablar en los torneos locales y continentales aunque sin llegar a campeonar. Pero el último año del "Kaiser" al cargo del equipo, 2007, está lleno de polémicas, peleas internas y el triste hito de ser el único equipo en perder en un mismo torneo con los cuatro equipo que ascendían ese año. Algo sintomático.
Sólo con la llegada del "Cholo" Simeone al banco y la de Abreu a la delantera para juntarse con un asentado Falcao deja otro título en 2008, el último hasta la fecha. El equipo tenía alguna variación y juntó veteranía, juventud y jugadores en estado de gracia a las órdenes de Simeone, que venía con un buen cartel de Estudiantes, pero que no aguantó la presión y sobre todo que no hubiera visos de mejorar el equipo.

Con todo esto, llega Gorosito (2009) para buscar algo nuevo... pero con lo de siempre. Uno de los nuevos, Fabbiani, tuvo un arranque esperanzador... pero se quedó en eso, arranque. El equipo queda bastante alejado de la cabeza y ensucia su promedio, que ahora no es preocupante, pero debería andarse con ojo en un futuro a medio plazo.

Desde 2002 River ha contratado (ojo, llegados de afuera, no de la cantera) 89 jugadores de los cuales muy pocos por no decir ninguno a destacado.
También es destacable como un clásico movimiento de regreso de antiguos jugadores del club una vez han hecho el periplo europeo se ha cortado en River. Sólo Gallardo y Ortega han vuelto, pero ni Placente, ni D'Alessandro, ni Solari, ni Figueroa... ninguno han querido volver apostando por otros equipos argentinos o incluso por aventuras como la de Solari en el Atalante o la de D'Alessandro en Brasil. Sabemos que estos jugadores de vuelta no lo hacen por el dinero, pero sí por el amor al equipo que les dio la oportunidad o por una buena relación con la gerencia, que ahora mismo no existe ni con los que están.

Y el último dato que aporto, y que me ha llamado la atención es la nula aportación de jugadores de River a la selección ahora que Maradona hace combinados del torneo local. Cero jugadores en la absoluta y las inferiores hasta la categoría sub17, donde encontramos a algún jugador del Millo. Preocupante para el equipo que más internacionales ha aportado desde siempre.

Todo esto tiene una vía de escape, las elecciones de diciembre, para las que ya hace tiempo se inició la carrera y que espero que traiga savia nueva a todos los niveles para volver a escribir positivamente de River.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal