Escenarios Míticos: Maracaná

por | 19:53:00
Hacía ya muchos domingos que no os contaba alguna historia de aquellos estadios que tienen en su interior trozos de la historia del fútbol.
Siguiendo con los homenajes por el inicio de una nueva edicón de la Copa Libertadores, hoy le toca el turno a uno de los estadios más importantes de Sudamérica: Mario Filho, popularmente conocido como Maracaná.

Hablar de Maracaná es hablar de uno de los templos del fútbol mundial, puesto que hablamos de uno de los estadios más grandes del continente américano por lo que suele llevarse la pugna por la disputa de partidos o eventos de gran nivel. Casi tan famosos como los partidos que en el se han jugado son los conciertos que en él se han celebrado.

Pero si hay algo que lo hizo pasar a la historia fue en la Copa del Mundo de 1950, donde Brasil y Uruguay llegaron al partido final, donde sólo un empate (en sus orígenes, el Mundial se jugaba por sistema de liguillas, por eso lo del empate) bastaba a los brasileños para proclamarse campeón del mundo delante de los doscientos mil aficionados (récord que aun perdura como la mayor entrada en un partido) que se congregaron aquel día . No voy a contaros la historia que todos conocéis, Uruguay campeonón dando lugar a una de las historias más increíbles de la historia de los Mundiales.

Cuenta la leyenda popular que se prometió pintar el estadio del color del campeón y millones de brasileños se imaginaban a su nuevo estadio de blanco (por aquella época Brasil vestía de blanco) y que tragándose el orgullo, tuvo que ser pintado de celeste hasta estos días, como homenaje a la gesta charrúa... aunque si le preguntas a cualquier brasileño te dirá que está pintado con los colores del estado de Rio...
Pero no es esta la única curiosidad que guarda este estadio, ya que durante muchos años, una de sus porterías era custodiada por una cabina de telefóno. No sé que uso tendría...

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal