¿Qué pasa con Adriano?

por | 12:00:00
Pues resulta que llevo un tiempo oyendo siempre malas noticias alrededor de un jugador que desde su gran actuación el en Trofeo Bernabéu (increíble gol de falta) en el 2000 he ido siguiendo de la mejor manera que he podido.



Llegó un joven delantero de apenas dieciocho años desde el Flamengo hasta el Inter, que tras una buena pretemporada y sabiendo que su vanguardia estaba cubierta de sobra a corto e incluso medio plazo, decidio cederlo a la Fiorentina y al Parma para que se fuera fogueando en la siempre dura Serie A



Con esta experiencia ya en sus espaldas llega a un Inter, que debe buscar una nueva referencia arriba tras la marcha de Ronaldo al Real Madrid y confirma todo lo que demostró con anterioridad: velocidad, pontencia y muchísima calidad en un cuerpo de un ariete puro. Una combinación que le hace casi imparable para las férreas defensas italianas



Todo hacía indicar que estábamos ante el próximo fenómeno del fútbo Mundial, puesto que con la canarinha también ha tenido actuaciones destacadísimas.
Pero parece que el joven jugador no ha sabido digerir este éxito tan repentino y a la vez que unas condiciones fantásticas para ser de los mejores del mundo ha desarrollado paralelamente una actitud (una característica muy común en los jugadores brasileños) de soberbia y de falta de compromiso que ya no sólo le pone las cosas difíciles para ser indiscutible en la alineación de Mancini, sino que crea un peligroso precedente a la hora de que algún club se plantee su contratación.

Fruto de esta falta de actividad a primer nivel, se le pudo ver en el último Trofeo Gamper celebrado en el Camp Nou, con el equipo de suplentes y juveniles con el que viajó el Inter a Barcelona muy fuera de forma (hay quien habló de sobrepeso) y totalmente fuera de un partido que le hubiera venido bien para promocionarse o para reivindicarse dentro del la squadra neroazurra.

Con todo esto parace que se nos presenta la tan concurrida historia de un gran talento que solo encontró algo más grande que su fútbol, su ego.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal