Las sensaciones de España

por | 14:48:00
España jugó ayer el segundo de los dos partidos que tenía que disputar en cinco días. No fueron rivales a temer ni en cuanto a nombre ni en cuanto al fútbol que desplegaron, por lo que a muchos aficionados se les quedaron ambos resultados (ambos 0-2) como poco.

El partido ante Letonia se presentaba como un partido incomodo. Todos sabían lo que les esperaba en Riga, un equipo muy cerrado y con un delantero que iba a correr por siete en busca de alguna buena contra (que casi le sale con el 0-1).
España jugo muy muy lenta, empezó bien queriendo mover el balón pero se estrellaba contra un muro.

Al final un par de goles de rebote dieron una merecida victoria que no empaño el futbol gris de España




Tras este partido se marcharon a Liechtestein a disputar otro encuentro en el que ya no se pensaba en el resultado final, sino por cuantos goles se podía ganar, ya que la diferencia de goles de cara a la clasifición final se antoja cuanto menos importante.
Aragonés rotó bastantes puestos en busca de buscar jugadores con motivación que aprovecharan un partido ya desde el principio decidido en una reivindicación por un puesto de mayor relevancia en el equipo.

Así y todo, los dos tempraneros goles viniero de la mano de Villa que escenificó a la perfección el juego de España de anoche: mucha calidad pero lento y fallón. Se quedo sin hattrick tras fallar un penal a pocos minutos del final.




Tras estos dos partidos, España depende de si misma para clasificarse para la Eurocopa del verano que viene. Pero una serie de dudas me dejaron (y supongo que no a mi solo) los dos partidos de España.

¿Realmente los jugadores acuden motivados a las convocatorias? ¿Es de recibo el exceso de confianza con el que España (que ni mucho menos tiene asegurada su presencia en la Eurocopa) han demostrado en los dos partidos? ¿Por qué hay tanto déficit de goles teniendo a delanteros de la talla de Villa o Torres?
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal