Las dos últimas jornadas de la Liga

por | 18:18:00
Decía Luis Aragonés que los resultados de las ligas se deciden en los últimos diez partidos. Eso mismo debe pensar Capello, ha tragado con más de seis meses de desprecio hacia su trabajo por parte de la prensa y de un gran sector de la grada y ahora, a noventa minutos de consguir la ansiada liga para el Madrid me gustaría saber que pasa por su cabeza.
Ha logrado 28 de los últimos 33 puntos en juego y, aunque en alguna ocasión haya sido de forma agónica (como en Huelva o ante el Espanyol) ya se ha dejado de hablar de "la flor de Capello" para hablar del "compromiso de la plantilla".

Ha conseguido eliminar dos factores negativos para el ánimo de su plantilla como lo fueron Cassano y Ronaldo y aunque no lo haya conseguido al 100% ha recuperado en cierta medida a jugadores como Emerson, Robinho o Raul, el primero con buenas actuaciones y los otros dos con goles decisivos han metido al Madrid en el liderato y con un alto porcentaje de posibilidades de ganar la Liga.

¿Pero ha cambiado el Real Madrid de sistema de juego? La respuesta es NO. La escalada blanca se debe básicamente a una conjura de los jugadores ("Juntos podemos") y a explotar tremendamente la capacidad de servir balones de Beckham y Guti y la buena racha de Van Nistelrooy (a un paso de conseguir la Bota de Oro). No ha habido ningún cambio con respecto al equipo que fue humillado en el Bernabeu por el Recre o firmó uno de los peores partidos que recuerdo en Getafe.

El triunfo del Madrid en el campeonato de la regularidad será precisamente ese, la regularidad. Con mal o peor juego ha sacado muchísimos partidos adelante, siendo uno de los mejores visitantes que se recuerda.


Por su parte, el Barcelona, debe de estar repasando muchísimos partidos. Siendo una sombra de lo que fue como visitante el año pasado ha dejado escapar una cantidad valiosa de puntos que parecían ganados (como en la primera parte de Vila-Real) y aunque en casa haya continuado siendo un fortín, sus últimos partidos (Betis y Espanyol) en los que dominó y tuvo ocasiones claras para sentenciar la victoria, se le han escapado en los últimos minutos dejando volar cuatro puntos que ahora mismo les permitirían decir que son los campeones a falta de una jornada... pero todo esto sería entrar en el campo de las hipótesis que tan poco me gusta...pero eran dos victorias tan claras...

El Barça ha sido este año la cara opuesta a lo comentado de los últimos partidos del Madrid, una autoconfianza exagerada, una prepotencia impropia de unos jugadores como dijo Deco una vez "hambrientos de títulos" que hacia pensar a los jugadores (por mucho que nos vendan después) que los partidos los habían ganado solo con saltar al campo.

También es reseñable la cantidad de problemas disciplinarios que todos conocemos (y que vienen de tiempo) que han ido estallando en momentos críticos sucesivamente este año.
Como culé sólo me consuela la confirmación de Messi rescatando al equipo en ocasiones con actuaciones espectaculares.


Para cerrar me queda el Sevilla, que aspiraba a hacer un Grand Slam (UEFA, Copa y Liga) pero que va a tener muy difícil conseguir el título de liga. Durante todo el año el Sevilla, digamoslo claro, ha tenido vértigo en los momentos clave. Derrotas o empates incomprensibles cuando podía alcanzar o mantener el liderato hacían que los que tenemos muchos partidos vistos nos esperáramos algo como lo que ha sucdido, que una vez más no aprovechara la ocasión para depender de si mismo en la útlima jornada.

Meritoria ha sido el ansia de triunfo del equipo, que muy bien dirigido por Juande, ha estado vivo en tres competiciones hasta el final y con posibilidades de ganar las dos finales que le quedan.
Inteligentes rotaciones y partidos brillantes han hecho del Sevilla un campeón moral para muchos.


Y aún queda una jornada, que para mí no va a decidir nada por arriba, pero si por alguna de aquellas el Madrid no ganare en casa contra el Mallorca y el Barça o el Sevilla ganaran la liga, creo que no habría suficiente Madrid para que Calderón se escondiere... que manera de empañar un gran paso hacia el final del túnel.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal