Semifinales de Champions

por | 22:38:00
Y se cerraron las eliminatorias, con el partidazo de San Siro ya tenemo a los finalistas para la final de Atenas.

- AC Milan vs. Manchester United

Muchas dudas tenía al respecto de esta eliminatoria, dos equipos capaces de destrozar a su rival, una ventaja o desventaja muy corta y noventa minutos (como poco) para decidir.

Pero no fue tan complicado. No lo fue porque el Milan tiene un equipo "mayor" pero muy curtido en este tipo de envites y viendo su trayectoria en los ultimos años (campeón, cuartofinalista, finalista, semifinalista y de nuevo finalista) sabía como tenían que afrontar el choque.
Un año difícil para el Milan por como ha tenido que encarar la temporada con una desventaja de puntos en el campeonato local y con su participación en la Champions casi "regalada".

El United por su parte, venía con la ventaja y con la vitola del mejor juego ofensivo de Europa. Mucho se esperaba de Cristiano Ronaldo, de Rooney o de Scholes, pero seguramente los aficionados del United se esten acordando de los familiares de Vidic o Heinze.

La primera parte no tuvo historia y si color, rossonero. El Milan dominó todas las facetas del juego y anuló por completo cualquier atisbo de juego ofensivo de los ingleses. Un Seedorf inmenso se inventó una dejada para su compañero Kaká que fusiló por bajo a Van der Saar. Diez minutos y la ventaja del United desaparecía.
Seguía la lección del Milan, rapidez, eficiencia y compromiso. Poco podía hacer el United ante tal avalancha de fútbol.

En la segunda parte pareció que Ferguson había explicado a sus jugadores lo que llevaban encima del pecho de la camiseta y quizás por vergüenza torera o por una fe infinita en su fútbol pareció despertar e hilar alguna jugada aislada, pero en ningún momento dio la sensación (y ya sabeis que el fútbol son sensaciones) de que el United pudier meter dos goles...ni tan siquiera uno.

Con todo esto, un United que adelantaba las líneas y por sí o sí tenía que atacar, el Milan decidió levantar el pie del acelerador y dedicarse a anular jugadas y tirar contras con más o menos acierto. Casi en el final Gilardino aprovechó una de esas contras para marcar el tercero (Seedorf había hecho lo propio ya en la primera parte) y desatar la locura en San Siro.

Y así, viendo a un excitadísimo Gattuso, a un emocionado Seedorf y a un acostumbrado Maldini se cerró la última eliminatoria de esta edición de la Champions.

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal