Cuando la Liga BBVA sale a jugar en Europa

por | 23:02:00
Hace unos minutos que finalizó la participación de los equipos de la Liga en las competiciones europeas. Unas jornadas especiales ya no sólo por la posibilidad de ver 'de más cerca' a equipos que nos obligan a tirar de streaming y de diferidos para seguirlos, sino que sirve, para algunos, de cara a medir tanto el nivel real de tu equipo como el de la competición, que siendo algo egoístas para con el resto de participantes, es la que prepara a nuestros representantes para estas noches.

Hoy muchos medios celebraban el '3 de 4' en la Champions. Resulta que de esos cuatro, dos de ellos viven en una realidad diferente al resto de equipos de la Liga y casi a los de toda Europa con posibilidad de contratar y mantener a los mejores, algo que entiendo que moleste en lo doméstico pero que asegura resultados (y puntos de coeficiente para la Liga) en estas jornadas. Pero si rascamos la corteza en forma de resultado, ni Barça ni Madrid jugaron buenos partidos. Los resultados fueron muy holgados para el nivel de juego mostrado. 
El Madrid hasta el gol de Isco no pudo quitarse de encima la incómoda presión del Galatasaray y en la segunda parte decidió contragolpear con espacios (lógico).
Para el equipo culé la visita de un apañado Ajax volvió a poner en duda la capacidad defensiva local y, por momentos, fue otro muestrario de toque sin profundidad ni velocidad.

Rescato al Atlético de Madrid, que desde la llegada de Simeone empieza siempre muy fuerte las temporadas y que además gestionó bien el momentáneo empate cuando en otros tiempos hubiera supuesto el desmoronamiento del equipo. Es tal la confianza que tiene el equipo en su juego y el conocimiento que tienen los jugadores de sus puntos débiles y virtudes que no parece que se vean sorprendidos por ningún lance habitual o extraordinario del juego. 
El equipo está en un pico anímico y físico alto y no será tarea fácil mantenerlo. Pero hay confianza en el Cholo y los jugadores.
La bofetada se la llevó la Real. Porque no recibía a la mejor versión del Shakhtar, todavía ubicando a la nueva generación de brasileños y con algo menos de peligro en la línea de tres cuartos, pero en esta ocasión la experiencia y el saber sufrir de los de Lucescu les bastó para llevarse una victoria importante y que dejó un saldo negativo en los txuri-urdines en forma de lesiones de Zurutuza y, más grave, Granero. Tocada la línea de medios.



El turno de la Europa League lo abrió el Valencia con el peor partido de los representantes locales en Europa. La expulsión de Rami condicionó, seguro, pero el equipo de Djukic, que comenzó con una pancarta de apoyo, pareció un fantasma deambulando ante unos aficionados que explotaron al final del encuentro y que preceden días complicados en Mestalla. El equipo mostró mismo síntomas que en partidos anteriores, fases donde estuvo partido (sobre todo en el primer tiempo), debilidad en el carril central, pérdidas en campo propio... pero ha sumado ahora el bajón anímico que hace que ni pelees los balones ni tengas fe en lo que haces.
El Valencia ha entrado en una dinámica de juego y resultados que piden algún cambio drástico. No quiero decir a la salida del técnico, pero sí que cambie el sistema o incluso el método de trabajo diario, por más que se diga que el equipo trabaja muy bien en el día a día, cuando se debe ver reflejado todo lo que se prepara durante la semana, el equipo no cumple.

El Sevilla tuvo un encuentro más favorable ante Estoril. Sólo el casi inmediato empate local pudo sembrar alguna duda y si llegó a existir, rápidamente fue disipada hasta que llegó el gol de Gameiro. Quizás fue el partido menos exigente para los nuestros en Europa, pero lo que se presupone en el papel, hay que demostrarlo en el campo.
No tuvo tanta suerte con el rival el vecino, el Betis, que recibió a un serio Olympique de Lyon. Es admirable la nula negociación del estilo que Mel ha grabado a fuego en este Betis, tanto que Garde ya vino dejando claro el respeto que le imponía esta 'generación debutante' del Betis que dominó grandes fases del partido y supo contener los principales focos de peligro galo, que siendo justos, se conformaba con el empate fuera de casa en esta fase de liguilla.

¿A qué viene este vago repaso a lo que hicieron los equipos de la Liga en las competiciones europeas? Sólo quería hacernos parar un minutos (o más) sobre la posibilidad de que sobrevaloremos a nuestros equipos, nuestra Liga y que cuando cambian escenario, rivales 'habituales' y hasta las reglas, no todos los equipos saben competir como se debería.
Cierto es que esto no ha hecho más que empezar y que no importa cómo se empieza sino como se acaba, pero todo esto vale a la hora de esperar o de valorar la participación de cada equipo en los torneos más exigentes del Viejo Continente, pero también es un termómetro. ¿Están a día de hoy nuestros equipos tan por encima del resto?
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal