Three Lions: Fernando Torres London Calling

por | 16:24:00

No recuerdo una mañana con tanto movimiento informativo alrededor de un traspaso como la que se ha vivido hoy con la salida de Torres del Liverpool. Ya venía la víspera calentita con la buena oferta económica que presentaban los blues para llevarse al madrileño a Stamford Bridge y se ha venido arriba cuando se informaba de que el internacional español no entrenaba en Melwood.




Después la puesta al día en materia de fichajes de Kevin Keegan, dejaba entrever que el jugador había perdido la fe en el proyecto...

Ventana externa

… y marchaba rumbo a la capital, en coche, y no en helicóptero como se ha rumoreado.

Ahora bien, dos son las cuestiones que se me han planteado a lo largo del día: ¿Por qué el Liverpool no anuncia ya el traspaso para evitar rumores y nervios? y quizás la que más nos pueda preocupar ¿Por qué Torres se marcha de un equipo que apostó tan fuerte por él?

El primer año post Benítez se está presentando más duro de lo que nadie podía imaginar. La plantilla, si bien logró mantener a sus figuras más apetecibles (leáse Gerrard, Torres, Kuyt o Reina) en el equipo, no hizo contrataciones que pudieran subir el nivel del equipo.
Hodgson tampoco pareció dar con la tecla en ningún momento y con la llegada de Daglish, los resultados tampoco han llegado de manera inmediata, pero al menos la imagen sobre el campo ha mejorado. Pero duele que un mito como el que ahora dirige a los reds hable de ‘salvación’ como el objetivo de lo que resta de campaña.
Parece que el Liverpool quiere armar un proyecto nuevo, acorde con su situación económica y, quién sabe, si reconociendo una ‘salida del Big Four’ por el empuje tanto deportivo como económico de equipos como Tottenham o el City.

fernando-torres-liverpool-barcelona-2010Parece raro que a la hora de armar un equipo nuevo no lo hagas alrededor de tu jugador más determinante en los últimos años, Torres, pero Keegan dijo algo esta mañana que nos da muchas pistas de la situación: ‘aquí están los jugadores que quieren estar’. Vamos, parece que Torres ya no tenía tanta confianza en que a medio plazo pudiera levantar algún trofeo en el Liverpool.
La situación puede ser muy parecida a la que vivió en el Atlético de Madrid. Está a gusto y se siente totalmente identificado, pero entiende que tiene condiciones para pasar a la historia y sólo los títulos le ayudarían a ello.

Incluso la marcha de Torres podría servir como punto de partida a una nueva etapa. Andy Carroll será el nuevo punta del equipo, escudado por Luis Suárez, que por fin podrá medir su puntería en una gran liga. También se ha hablado de la llegada de Warnock, Charlie Adam y Ashley Young lo que nos muestran un perfil de jugador que se busca en este nuevo proyecto: lo primero es mejorar el nivel deportivo del equipo, obviamente, pero también volver a ‘britanizar’ el equipo y por supuesto, con ganas de triunfar y de ganar títulos.
Sin olvidar que en junio llegaría un nuevo entrenador, que vería como parte de la cohesión de ese nuevo equipo ya estaría hecha. No me quiero ni imaginar si Vilas-Boas fuera el elegido y asumiera el reto... pero bueno, son hipótesis.

Y llegamos a la segunda cuestión. Fernando Torres, a parte de haber demostrado ser un jugador fantástico, también corresponde al cariño que le han procesado dos gradas tan exigentes como las del Calderón y Anfield. Ha demostrado tanta hambre de gloria como entrega, que adornado con su clase y sus goles le llevaron rápidamente a ser primero una de las promesas con más proyección del planeta para después ser uno de los mejores delanteros del continenente.
Sin querer desmerecer al Atleti o al Liverpool, ahora mismo, no se encuentran entre la aristocracia del fútbol europeo. Cierto es que en estos últimos años han levantado algún trofeo, pero no con la asiduidad de los que mandan en el fútbol del Viejo Continente.

Y esto, nos guste o no, es lo que separa a los grandísimos jugadores de las leyendas: el marcar una época más o menos larga con títulos. ‘El Niño’ marchó de Madrid en busca de levantar trofeos y el proyecto de Benítez en el Liverpool le convenció pero el devenir de la compleja situación socioeconómica del club no ha dejado que pueda competir de tú a tú con las potencias del fútbol inglés.
Y ahora tiene que tomar la misma decisión. Y seguro que igual de dolorosa. Abandonar un equipo que tiene a sus pies en busca de materializar sus cualidades en forma de títulos.
Quizás el Chelsea no logre dar ese paso definitivo en Europa, pero por lo menos cada año invierte para que el equipo sea candidato a todo. Esto debe haberle convencido (y sí, una ficha de doce millones) para, una vez más, protagonizar un cambio de aires que dará que hablar en los próximos días.

Pero lo que más nos va a entrener va a ser la cantidad de movimientos que va a producir la salida de Torres del Liverpool. Carroll, Suárez, Sturridge... sin hablar del duelo entre blues y reds el próximo 6 de febrero.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal