Three Lions: Sesenta y ocho partidos después

por | 15:24:00

Por David Díaz

Desde 1993 no ganaban los Spurs en casa de un miembro del clásico Big 4 inglés (ManUtd-Chelsea-Arsenal-Liverpool), 68 partidos habían pasado hasta que se plantaron en el Emirates para el segundo North London Derby de la temporada tras el jugado en Carling hace un mes (1-4 para los gunners).Harry apostó por un planteamiento demasiado osado (sin mediocentro defensivo), el mismo que en Old Trafford fue un completo desastre hace pocas semanas. Enfrente los pupilos de Wenger, con Wilshere en el banquillo por esos dichosos problemas de espalda que no le permitieron jugar entresemana con los “Three Lions”.

Entonces se impuso la lógica muy pronto, los Spurs se rendían al buen juego gunner y la pareja francesaGallas-Kaboul tenia que defenderse como podía de las llegadas locales que sin nadie que estuviese pendiente de Fabregas jugaba con la más absoluta comodidad. Pronto llegaría el gol de Nasri ante la pasividad de Gomes (demasiado indeciso al salir, y repetir la jugada de San Siro) y Assou-Ekotto. El gol solo cambió el marcador, porque el baño continuaba siendo igual, Jenas-Modric pululaban detrás de Fabregas, Nasri o Denilson a la par que Chamakh anotaba el segundo antes de irse al descanso.

Muy fácil y muy bonito, a lo que Harry contesto quitando a Lennon para poner a Defoe, que quizás no es lo que pedía el partido para que fuese más igualado. Pero el Arsenal tampoco hizo lo que pedía el momento, y en vez de dormir el juego (que con la superioridad que tenia en mediocampo no le hubiese sido muy difícil de hacer) consintió a los Spurs despertar con un gol de Bale (desaparecido hasta entonces).

Minutos después llegaría la jugada clave, falta al borde del área que Van der Vaart lanzaría, e inexplicablemente Fabregas intentaría detener con el codo, conclusión un penalty (sin expulsión) que hacia que los Spurs igualaran en 20 minutos lo que el Arsenal había conseguido en una sublime primera parte. Fue entonces cuándo aún brillaron más los centrales spurs, un Gallas (que fue por primera vez capitán de los Spurs…esta claro que no fue casualidad) y un Kaboul que una y otra vez taponaban los arreones gunners. El partido se moría con un empate  a dos que mostraba las miserias defensivas de ambos, pero Kaboul, ante la pasividad de Fabregas (una parte de 10 y otra de 0) anoto de cabeza el 2-3 y dejó a los gunners sin un momentáneo liderato, que hubiese sido permanente por la derrota blue en Birmingham.

Mucho que arreglar en ambos conjuntos, sobre todo en defensa, demostrando que tras 68 partidos sin ganar en casa de un Big 4, los Spurs siguen sin aspirar a la Premier League y que el Arsenal pinta igual que todos los años, y parece que este año tampoco será, aunque Wenger se empeñe en ver a todo el mundo en su contra, debería mirar si él esta haciendo bien su trabajo porque ya no es casualidad.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal