Debate Uno o Dos Toques: El Clásico

por | 18:00:00
Con un nuevo enfrentamiento entre el Madrid y el Barcelona en unas horas, los escribas de Uno o Dos Toques nos sentamos para dejaros detalles, sensaciones y protagonistas que creemos y esperamos que sean factores decisivos en un partido que dicen que puede decidir la Liga BBVA.

El buen momento de unos, la eficacia de los otros, el árbitro, el temple, el clima previo... en este tipo de partidos el aspecto menos pensado puede resultar decisivo y está bien saber qué tenemos en mente.


Eusebio Díaz


¿Asistimos al derbi más igualado de los últimos años? Probablemente sea así. Los dos equipos han dado un paso con respecto al año pasado. El Barça hacia atrás: la profundidad de banquillo ha bajado y la capacidad resolutiva del delantero es discutible. El Madrid lo ha dado hacia adelante, ya no sólo dependen de la inspiración de Higuaín, ahora también dependen de la inspiración de Cristiano. Sin embargo, el Barça sigue jugando como los ángeles y el juego del Madrid crea dudas.

Mi favorito para el partido es el Real Madrid. Como decía Guti ayer, jugando en el Bernabéu, el Real Madrid siempre es favorito. Creo que no va a ser el partido decisivo del campeonato, pero sí creo que si el Madrid gana el partido y consigue adelantar en el golaverage particular al Barça, será muy difícil que el equipo de Guardiola recupere la desventaja.

Claves del encuentro.

Los laterales: Las alas de los dos equipos son tan potentes que Arbeloa, Dani Alves, Sergio Ramos y Maxwell van a tener mucho trabajo. Con la salvedad de que los dos laterales blaugranas van a tener ocupada a la defensa contraria, mientras que Arbeloa va a estar en constante vigilancia de Leo Messi. Hay que recordar que el año pasado ya se la jugó Pep a Juande colocando a Messi por el centro y sacrificando a Etoo a una banda. La baja forma de Ibrahimovic puede permitir ver de nuevo este dibujo con Bojan y Pedrito tirados a bandas y Messi con libertad por el medio.

Higuaín: Siempre he pensado que Higuaín se esconde en los encuentros grandes. Esta es la ocasión del Pipita de dejarme mal y demostrar que contra un equipo como el Barça también es capaz de marcar y abrir espacios.

Xabi Alonso: La participación de Xabi Alonso con los desplazamientos de balón va a ser muy importante para que el Madrid salga de la presión asfixiante que suele ejercer el Barça desde la línea de ataque. Con jugadores como Cristiano o el Pipita arriba y con dos laterales tan ofensivos como Maxwell y Alves se van a crear muchos espacios.

El estado de ánimo: FC Barcelona con la moral por las nubes tras lo del Arsenal. El Real Madrid con muchas necesidades de darle una victoria balsámica a la afición. El punto de la ansiedad se la lleva el Barça. No creo que el Madrid consiga controlar todos sus nervios .

Busquets: Sea quien sea (Sergio, Yaya Touré o Keita) el encargado de vigilar la cobertura de Xavi e Iniesta va a acumular mucho trabajo defensivo y mucho esfuerzo físico.

Mejuto: El Santiago Bernabéu lleno con 100.000 personas presionando al colegiado: es muy peligroso, ya sea para el Barça porque el árbitro sienta la presión, ya sea para el Madrid porque el árbitro quiere demostrar que no siente la presión.

La magia: En esos dos equipos hay mucho malabarista, mucho ilusionista y mucho mago. El equipo que consiga sacar a relucir en más ocasiones a esos magníficos futbolistas conseguirá la victoria.



David Moro


Puede sonar a tópico, la misma canción de siempre, pero estamos ante el partido del siglo, del milenio o como lo queramos llamar de la liga española. Siempre he huido de utilizar estas expresiones grandilocuentes, pero el partido de este fin de semana es distinto a los anteriores. Nunca en la historia se habían enfrentado dos equipos con esa cantidad de puntos con los que en cualquier otra liga ya se sería campeón, y aún quedarán siete jornadas después del clásico. Nunca se habían hecho tales inversiones económicas en las plantillas, nunca se había tenido una revancha de un 2-6 en mente... Este partido podría ser definitivo para la lucha por el título ya que el perdedor necesitaría de al menos dos pinchazos de su rival en los próximos siete partidos para poder remontar la diferencia de tres puntos más el golaverage y, con la progresión de puntos de los dos equipos, dos pinchazos en siete partidos son muchos.

Ciñéndonos a lo deportivo veo dos estilos completamente diferentes. El Barça sigue confiando en el juego combinativo, que tanto fruto dio el pasado año. No se cansan de tocar el balón hasta encontrar el hueco por el que hacer daño al rival. Además cuentan arriba con el talento de un Messi en estado de gracia. Enorme ha sido la progresión del chaval en los dos últimos años. Hace un año la duda era quién era mejor, Robben o Messi; hace seis meses si Cristiano o el pulga y ahora mismo la duda está entre Maradona y Messi. ¿Podrá repetir Messi una actuación en el Bernabéu como la que le valió la ovación a Ronaldinho?

El estilo blanco es muy distinto. Puede que a 'jogo bonito' no esté al nivel de los blaugrana, pero su juego es mucho más vertical. Ataques rápidos, casi embestidas, de Cristiano e Higuaín. No dudan en usar balones largos para aprovechar la velocidad de sus bandas y jugadores de arriba, gran trabajo de Xabi. Son muy peligrosos a balón parado, tanto en faltas directas como en centros en las faltas laterales y saques de esquina. Además de contar con Cristiano, Higuaín llega en el mejor momento de su carrera, viendo gol con facilidad, realizando muy buenos desmarques y creando huecos para sus compañeros. El pipita tiene la ocasión perfecta para reivindicarse ante el mundo entero.

Mi previsión es que será un partido muy igualado, no se repetirá lo del año pasado, pero si me tengo que decantar hacia algún lado creo que el Barça podría dar el golpe definitivo a la liga. El juego del Barça llegará a desesperar a los blancos, Cristiano, y si juega Guti, no son muy amigos de que el rival les esconda la pelota y los nervios les pueden pasar una mala jugada. También veo más fiable a Puyol ante Cristiano, que a Ramos ante Messi. Lo que sí que espero es un partido tenso con acciones duras, rozando la violencia. Sin duda, el que más disfrutará será el Diego, que verá a su delantera mundialista en su mejor momento mientras se fuma un buen puro.




Jm Martín


Mi apuesta es como siempre prudente ante este tipo de clásicos. Partiendo de la base de que se trata del partido más importante de la competición española, y uno de los más grandes del fútbol mundial, lo imprevisible ronda siempre el estadio donde se juega. Pero como me tengo que mojar, voy a decantarme (y que no sirva como precedente) por una victoria del Real Madrid.

Bien, una vez apagadas las carcajadas del respetable, voy a exponer las razones por las que creo que el Madrid cuenta con muchas opciones de llevarse el clásico. En primer lugar, la necesidad es un factor clave. Es cierto que ambos equipos necesitan ganar el clásico para dar un pequeño (y no creo que decisivo) golpe sobre la mesa. Pero el Barça viene de clasificarse para las semifinales de Champions después de una exhibición de su estrella, y tiene el crédito de todo lo realizado desde la temporada anterior. El Madrid en teoría no debería acusar esa necesidad, porque lleva un importante registro goleador en liga, porque lleva una racha de victorias importante y porque está demostrando un gran carácter en algunas victorias en casa, donde los rivales salen crecidos y el Madrid ha tenido que sacar el látigo. Pero el Madrid es algo más que un equipo, es un estado de ánimo generalmente ansioso. En pasadas temporadas, este ansia pudo conducirle al agobio, pero sin duda algo tenía que ver la escasez de recursos. Ahora este ansia ha conducido a un carácter firme y decidido, a la confianza en el colectivo y a la fijación por la victoria. El Madrid, por supuesto, es menos equipo que el Barcelona. Por méritos y, por qué no decirlo, por percepción. El Madrid debe hacer más cosas que el Barcelona para contentar a la parroquia. 

Y en ese clima de exigencia, el equipo blanco ha forjado una posición de firmeza. En ese punto, en esa constante tensión en la búsqueda del alto rendimiento y el mínimo fallo, el Madrid tiene un ligero plus sobre el Barcelona, un equipo con automatismos asimilados y que puede darse a una mal entendida relajación transitoria, algo que te condena en este tipo de partidos. Para el Madrid sería un desastre perder este encuentro, y aunque lo gane se le sacarán pegas. El Barcelona se podría permitir una derrota abultada (que no se dará) y seguiría siendo el mejor equipo del mundo.



En segundo lugar, mencionaré el resto. Si Higuaín y Cristiano Ronaldo tienen que correr detrás de la pelota, lo harán, pero veo al Madrid más a la contra que al Barça. El equipo culé sabe gestionar la presión ajena porque lo hace todo sencillo, al Madrid le conviene ser paciente. El toque en la zona ancha será cuestión culé, y el Madrid tratará de ensanchar el campo, separar las líneas del Barcelona y hacer daño en carrera, rompiendo por el centro. El Barcelona tendrá en su delantera a su mayor peligro. El hecho de que Zlatan no juegue puede facilitar en cierto modo la tendencia de Pep Guardiola a colocar a Messi como falso nueve. Seguramente jugará Pedro ( o incluso Iniesta en su lugar) y muy probablemente lo haga Henry en lugar de Bojan. Con este teórico tridente surgen las posibilidades para el mareo: tanto el canario como el manchego pueden jugar en cualquiera de las dos bandas, Henry puede hacerlo por la izquierda o en punta y Messi puede jugar en cualquiera de los tres puestos, con lo cual la permuta de los tres de arriba (algo muy Cruyff, sin duda) será constante. No creo que sea un partido para jugar con un nueve fijo, así que veo a Henry alternando en su puesto para desubicar a Albiol y sobretodo a Garay, un defensa que lo puede pasar mal sin un referente fijo en la delantera rival. La solución del Madrid no es demasiado extraña para ellos: la zona. Tres de los cuatro defensas que se presumen titulares del Madrid son en realidad centrales, y el cuarto (Arbeloa) es un consumado marcador, lo que puede arrojar una variante muy propia del basket: la zona con ayudas. Si Messi se pone rebelde, no sería extraño ver como Arbeloa o Ramos se pegan a él en algunas fases del partido. Además, la presencia de Gago o Lass (veo mejor de forma al argentino) como medios "escoba" puede ayudar a achicar espacios y desactivar en parte la conexión Xavi-Messi, liberando a su vez a Xabi Alonso, sin duda el referente del Madrid si quieren salir vivos del partido. La batalla Alves-Marcelo, aunque no tan directa puesto que se presume que el del Madrid jugará de interior, puede ser interesante. Ya no por el contacto entre los dos, sino por el uso que hagan ambos de los huecos liberados por el rival. Ambos tienen una recuperación muy rápida, pero el 12 del Madrid ha crecido en su aportación a la salida del balón.

Dicho queda: hay muchos factores y un pronóstico incierto. Lo único seguro es que tengo ganas de clásico.



Rubén Blanco


La verdad es que este es el partido entre Real Madrid y Barça que reúne prácticamente los mejores ingredientes de la historia: plantillas espectaculares por igual, los dos en lo alto de la tabla con los mismos puntos y estados de forma increíbles... incluso parecen empatados en lo que podrían ser pequeñas ventajas: el R. Madrid juega de local pero al Barça le vale el empate, la victoria e incluso la derrota por la mínima para seguir dependiendo de sí mismo. 

Con todo esto nos preparamos para presenciar, esta vez si que es cierto, el "mayor espectáculo del mundo". Como se trata de dar un pronóstico, y no nos queda otra alternativa que darlo, voy a apostar por la victoria azulgrana y además, abultada. Mi argumento para pensar así se basa en que ya que la parte ofensiva parece igualada, el encuentro se decidirá por la parte de atrás. El equipo de Guardiola es bastante más sólido en ese aspecto y si el Real Madrid acostumbra a conceder demasiadas oportunidades de gol ante equipos menos contundentes ante la portería, hoy con un rival casi igual de letal que él en  ese menester lo pasará muy mal. 

Dicho esto, suerte a todos y ¡a disfrutar del fútbol!



Miquel Moro


No creo que el resultado de ese partido pueda decidir de manera definitiva el torneo, pero sí que limitará a cero el margen del error en caso de uno de los dos equipos no sume punto alguno. También el tema del goal-average será un tema a tener en cuenta.
Hay bastantes puntos en juego tras este partido y se me hace difícil pensar que los dos van a ganar todos los partidos hasta el final o que incluso lleguen a sacar los mismos puntos hasta el final.

Tampoco espero un partido en el que uno de los dos pase por encima del otro. Son partidos que se han dado y que se seguirán dando, pero siempre cada mucho tiempo. Y menos en una temporada en que, cada uno a su manera, ha demostrado estar a un nivel increíble.
Imagino un partido con más intensidad que fútbol: jugadores haciendo sobreesfuerzos, presión de ambos a los puntos débiles del rival y, dentro del respeto, mucha ida y vuelta.

A la hora de hablar de nombres propios, me preocupa algo Iker Casillas, el mejor portero de España pero con unas últimas semanas en las que le he visto algo menos seguro de lo habitual. Este es un partido en el que no puede fallar.
Arbeloa, Ramos y Garay tendrán la misión de frenar a Messi. No creo en el marcaje al hombre, por lo que será interesante ver cómo funcionan las ayudas entre ellos (y más jugadores) a la hora de cortar sus vías de escape.
Arriba será la hora de dos cosas: de que Cristiano demuestre si es el mejor y que Higuaín marque goles decisivos.

Por parte del Barça, por más que diga Guardiola lleva desde el miércoles a las 23:00 pensando en este partido, algo tendrá preparado, seguro. El resto del equipo anda bien, muy bien diría, pero en estos partidos poco tiene que ver cómo llegas. Sólo la baja de Ibrahimovic debería preocuparnos, porque seguro que se crecería en este partido. Pero como todo tiene su lado bueno, así Guardiola hará que Pellegrini se caliente un poco la cabeza: ¿solucionará el Pep esto con un simple cambio de piezas (Bojan, Henry) o cambiará el sistema de ataque (Pedro e Iniesta por bandas y Messi como falso nueve, por ejemplo?. Estará entretenido calentarse la cabeza hasta las 22:00 y veamos que ha elegido.

Y para cerrar, una marca para la quiniela: una equis. Creo que ambos llegan muy fuertes pero la presión y el miedo al fallo puede marcar el partido. Si uno de los dos ganara, sería por un error irreparable del otro.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal