El chico que nos levantará de nuestros asientos

por | 17:00:00
La sorpresa, la irrumpción irreverente, una de las noticias más positivas en lo que llevamos de Liga juega en el Athletic y responde al nombre de Iker Muniain. Su estreno en el club vasco ha ilusionado a una parroquia que sabe que "compite en otra Liga" y que cada jugador que saca de su cantera y que, por ejemplo, llega a la internacionalidad, es como una reivindicación a un estilo más que centenario.

Y esta parece la temporada de Muniain, el joven de diecisiete años que revoluciona los partidos cuando toma parte en ellos gracias a su técnica y velocidad que unido a su desparpajo y a su poca vergüenza a la hora de querer cobrar protagonismo en el equipo. Es importante, no todo van a ser valores medibles en el fútbol, las ganas de demostrar y la ilusión junto a la confianza en las propias posibilidades sirven en muchas ocasiones para separar a un buen jugador de un gran jugador.

Además parece que gracias a su personalidad extrovertida y el haber caído en un grupo humano tan bueno y unido como el que tiene ahora el Athletic va a ayudar a su despegue definitivo a poco que vaya teniendo más minutos y suerte con las lesiones.
También el estar entrenado por Caparrós tiene algo que ver, un técnico que, a veces peca de demagogo, sí, pero tiene buen ojo para los jóvenes: el se sacó de la chisera a jugadores como Capel, Reyes, Ramos o Puerta (DEP). Cuento con que sepa guiar a Iker tanto ahora que le viene todo de cara como cuando tenga un mal día.

Lo único que me da algo de miedo es que le pase como a Bojan, del que ya hemos hablado cuando parecía que iba a ser el nuevo Raúl y que no hace mucho dedicamos una entrada preocupados por el ostracismo al que parece que le ha conducido Guardiola.
Afortunadamente, parece que sólo en la edad y en la posición es en lo que coinciden estos dos jugadores, ya que ni la situación de los clubs cuando aparecieron ni las necesidades del equipo son las mismas.

Así que me parece bien dedicarle la entrada de Nochebuena a Muniaín, porque seguro que aún le ilusionará esta noche y porque el es un regalo, ya no sólo para la hinchada del Athletic, sino para los catadores de buen fútbol.
Y aunque le quede mucho por pulir, condiciones y sobre todo, talento, no le sobra.



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal