Instrucciones para el disfrute

por | 10:43:00
Enhorabuena. Acaba usted de adquirir una maravillosa Selección Argentina de fútbol. Debe de ser usted un hombre de carácter y fortaleza mental, puesto que este producto tiene una contraindicación en forma de generosa presión mediática. Probablemente haya usted atravesado por momentos de gran responsabilidad, de gloria e incluso de descenso a los infiernos personales, por lo que esto en un principio no le supondrá un gran quebradero de cabeza. De todos modos, un consejo: no se confíe y controle su lengua.

En primer lugar, debe usted plantearse que dar importancia al sistema táctico no supone necesariamente menospreciar la labor de los jugadores. Y que para sentirse entrenador no le hace falta a uno hacer cosas extrañas. Fíjese: al cliente que adquirió la Selección Española no le va mucho eso de hacer cosas extrañas. Cambia poco, y eso que tiene la presión de un listón muy alto por el momento. Aunque claro, su listón es enorme también: el modelo que ud ha adquirido es un clásico y, ud, un canon de figura mundial.

En segundo lugar, plantéese convocar siempre a los mejores. Quizás un día un Palermo le salve el culo en Montevideo, pero no está de más acordarse de los Higuaínes de turno, o de colocar a los Tévez y compañía de inicio. No hace falta experimentar cuando se tiene un producto tan incuestionablemente bueno.

En tercer lugar, no crea que por ubicar muchos jugadores en un mismo puesto, el rendimiento de este lugar va a mejorar. Muchos equipos juegan con cinco defensas y se llevan un saco de goles. Así que ¿por qué colocar dos medios defensivos pudiendo dar paso a enganches como Aimar?

Y por último, no machaque a su figura principal, sea cual sea: cuando un jugador rinde en un club, es por algo. Trate de darle lo mismo que se le da allá donde rinde, y verá como su juego y el de su recién adquirida selección mejora.

Trabaje bien con su artículo y tenga humildad. No vaya a ser que nos tengamos que bajar del pedestal. Que ya se sabe que cuando uno tiene un status, eso siempre nos joroba. Por muy d10s que sea uno.

JM Martín
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal