El presente cuestionable

por | 21:33:00
Maravillas de la ciencia mediante, en plena semana estoy viendo la repetición del United-Birmingham del pasado fin de semana. No es cualquier cosa: es el primer partido de la era post-Ronaldo y post-Tévez. Dos jugadores de ataque, quizás dos de los mejores jugadores ofensivos que han pasado por la Premier en los últimos años. Y el partido me arroja sensaciones bastante concluyentes, demasiado creo yo para tratarse de un primer partido de liga.


En primer lugar, como bien apuntaba el perfil de Facebook de Uno o Dos Toques (si rondan la red social y no son fans de este blog, háganlo ya, les garantizo diversión) parece que el principal beneficiado de las consabidas marchas de los astros mencionados ha sido el grandísimo Wayne Rooney. Recuerdo cuando este chaval con pinta de boxeador cirrótico despuntaba en el Everton y rápidamente irrumpió en la selección inglesa, desplazando a los delanteros habituales como Fowler, Heskey o el mismísimo Owen, flamante ganador del Balón de Oro en aquellos días. Y parecía que ese aura de superclase se había diluído a medida que se le alejaba del área. Y es que Rooney es un futbolista que, salvando las distancias, me recuerda a Raúl: su solidaridad le resta brillo. El inglés es un portento físico, pero un día la gasolina empezará a escasear, y preferiría ver ese día con más canas de las que ya asoman por mi cabeza. Rooney necesita jugar en punta, porque en ese puesto (en el que brilló en la última jornada) le auguro un futuro inmediato en un top-5 de delanteros mundiales. Rooney necesitaba espacio en la punta de ataque. Y el fútbol necesita que el bueno de Wayne no se queme antes de tiempo.

Arriba, junto a Rooney, se abre el interrogante de quien debe ser su acompañante. Berbatov no ha realizado un buen partido. Pero debo ser de los pocos que ven en el búlgaro un tipo con una calidad excelente. Cierto, no es un nueve puro por mucho que así rece su zamarra. Pero es un delantero que tiene una calidad de espaldas que, unida a un primer toque privilegiado y a esos "intangibles" que decimos los amantes del basket, le convierten en un delantero que puede formar una buena dupla de ataque con Rooney. Pero necesita tiempo y encontrar su ubicación, un tanto por detrás del pelirrojo.

A Owen, sin embargo, lo veo algo peor. Me chirría su presencia en el equipo de Old Trafford. Siempre me pareció uno de esos jugadores con mucha relación con el gol pero con escaso peso en el juego, algo que en Inglaterra, y más en equipos de tanta exigencia como el United, no te deja ser más que un jugador de segundas partes. No haré mención a la clamorosa oportunidad que le he visto fallar en el final del partido, porque entre otras cosas un gran John Hart se le ha echado encima.

Valencia es un caso aparte. No creo que me equivoque: es un futbolista que no tiene cabida en el equipo titular del Manchester. Dribla bien, pero en demasiadas ocasiones corre como un pollo sin cabeza, y sólo tiene una pierna, un perfil. Le he visto pasar atrás en hasta tres situaciones en las cuales Cristiano Ronaldo (comparación odiosa, pero necesaria) hubiera chutado con la pierna mala. Si Ferguson quiere un buen extremo derecho, ya tiene uno: Park se come con patatas al ecuatoriano. Sí, es cierto, es muy diestro y tiene un perfil mucho más abierto, menos al área, pero es que allí le esperan delanteros para rematar.

Como excepción (para ser la Premier), decir que hay portero: Ben Foster es una gran promesa que huele a titular, al menos la temporada que viene. Cierto que Van der Sar recuperará su puesto porque se lo ha ganado, pero entre Foster y el buen John Hart, que ha cuajado una excelente actuación en todo un Teatro de los Sueños, Capello va a empezar a ahorrarse dinero en analgésicos.

No me acaba de oler bien este Manchester. Había leído que el United podría haber ganado por más diferencia. Cierto, en la primera parte ha tenido ocasiones. Pero en la segunda parte he visto muchísima facilidad por parte del Birmingham a la hora de realizar contras. El medio del campo del United me huele a caducado. Está plagado de jugadores muy trotones, como los Anderson o Fletcher, me falta visión de juego, y no puede ser que a estas alturas de la película lo más atractivo del juego lo sigan aportando Scholes y Giggs. Paciencia, pero dudas por doquier.

PD: Apunten el nombre del Chucho Benítez. El Birmingham ha fichado un jugador que tiene muy buena pinta.

JM Martín.

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal