Mi derby

por | 23:11:00
No sé realmente como plantear esta entrada. Quiero hacerme eco del partido histórico que se disputó anoche en el Bernabeu, pero son muchos sentimientos y emociones mezcladas para ponerlas de una manera ordenada en mi cabeza... aún así lo voy a intentar, describiendo el marco de la previa y el postpartido.

Coincidiendo con el puente de mayo, me desplacé a un pueblo muy cercano a Sevilla para asistir a una celebración familiar. No tengo mucho conocimiento de si Sevilla y sus alrededores son "núcleos duros" de madridismo, pero todos mis primos son del Madrid y entre el ambiente de Feria de Abril, los cubatas y los piques ya teníamos el ambiente preparado.

Quedamos a las ocho, la hora del partido, en un pub donde uno de mis primos había trabajado, lo cual se convirtió en barra libre para la familia. El local, no era muy grande, uno setenta metros cuadrados y con dos televisiones de tuvo, ubicadas estratégicamente para que se vieran desde cualquier rincón.
Y el pub estaba a rebosar. Ya no sólo por mis familiares, que acudimos en masa, sino por otros conocidos que también celebraban algo y nos juntamos todos allí.

Como culé quiero ser lo más objetivo y claro a la hora de hablaros del partido, pero será difícil. El Madrid no podía en su estadio y ante el eterno rival, plantear un partido exageradamente defensivo. Si quería postularse como campeón, debía ganar al Barcelona con algo más que el empuje y la casta que lleva mostrando desde que perdiera en el Camp Nou en la ida, su última derrota liguera.

El Barcelona por su parte, llegaba desgastado por el partido ante el Chelsea, que no sólo fue exigente en lo físico, sino que por el escaso premio, había hecho mella en los ánimos de equipo y justo en el peor momento, cuando en pocos días se juegan mucho.

Creo que ni el madridista más más pesimista ni el culé más animado se podían imaginar un partido como el que se jugó en Madrid. El equipo de Guardiola pasó como un rodillo por encima del de Juande dominando todos los aspectos del juego.
No hubo opción de entonar heroicas, ni de miedos escénicos, ni de canguelos, ni de cagómetros ni de villaratos. Lo que vimos en el Bernabeu fue un partido de fútbol en el que un equipo muy trabajado aprovecho los muchos desajustes del otro.

El derby acabó con un histórico 2-6 para el Barça, dejando la Liga muy encarrilada y a los jugadores azulgrana con una carga de moral importante para su choque transcendental en Champions.


En la segunda mitad, con el 1-3, el pub donde veíamos el partido, se vacío. Todos los madridistas decidieron que ese día, no era día para ver el fútbol y se marcharon a bares cercanos a comenzar su noche (algo común en el pueblo) y que el alcohol sustituyera el subidón que esperaban con el Madrid.
Los que nos quedamos, por nuestra parte, no abusamos mucho del alcohol... porque no era noche de más abusos...
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal