Los que van a morir te saludan

por | 23:05:00
Varios meses, varios partidos y muchos goles después, por fin tenemos final para la Champions League: el Manchester United y el Barça (quizás los dos equipos que mejor juegan en Europa) lucharán el próximo 23 de mayo en el Olímpico de Roma por el torneo de clubs más importante del Viejo Continente.
Pero vayamos por partes, y hagamos un pequeño repaso de cómo fueron las semifinales (quería hacer un podcast, pero claro, no tengo donde colgarlo y no me gusta la idea de que tengáis que descargaros el archivo para escucharlo).

Por un lado del cuadro, el defensor del título, el United y el Arsenal han disputado una semifinal que ha resultado mucho más desigualada de lo que en un principio nos pudiera parecer. Para mí el gran protagonista de esta ronda fue el portero Manuel Almunia, que en la ida gracias a sus intervenciones pudo frenar el vendaval rojo que azotó los arcos de Old Trafford. Sólo un gol encajó en un partido en el que el United en conjunto fue muy superior al Arsenal.

Anoche se disputó la vuelta en el Emirates. Durante la previa los jugadores del Arsenal junto a su técnico se encargaron de apelar a la heroicidad y a dar muestras de que ese 1-0 era remontable si tenían el partido... pero no fue así.
He de reconocer que hacía tiempo que no veía al United y la verdad es que ayer me conquistó. Finiquitó el partido y la eliminatoria en diez minutos, vale que un gol fue aprovechando un fallo de Gibbs y otro de falta, pero son esas ocasiones que cuando el partido se pone difícil, acabas recordándolas.
A partir de ahí impresionante la intensidad y la inteligente lectura de cada uno de los momentos del partido por parte de los que anoche vestían de azul.

El Arsenal es un equipo curioso. Es como esa chica que es tremendamente bella, pero con la que no te ves en una relación estable por el motivo que sea, vamos, que está bien para un rato.
Desde la llegada de Wegner hace trece años se ha implantando una apuesta muy atractiva: jóvenes, fútbol vertical y fantasia en los momentos adecuados... pero hace tiempo que pasaron de ser un "candidato a" a un "animador". Pero ojo, no quiero decir que tenga malos jugadores ni mucho menos, pero en estas últimas semanas está notando sus bajas en defensa y se ha tenido que apostar por improvisadas líneas de retaguardia, pagando un alto precio justo a estas alturas de temporada.
Y para cerrar con los gunners, creo que desde que Rosicky se lesionó la temporada pasada, cuando el equipo estaba tan bien, no ha vuelto a tener esa relación de juego y resultados.

Y nos venimos a lo que ha pasado esta noche en Stamford Bridge en la semifinal que enfrentó al Chelsea y al Barcelona.

Mucho se ha hablado y escrito sobre el planteamiento de Hiddink en el partido de ida, pero viendo como venía el Barça, el técnico neerlandés ha dado una muestra de por qué es de los mejores entrenadores que tenemos en el panorama mundial. Dejó aparcadas sus ideas básicas en pos de llevar al equipo a la final ante un rival superior. Supo llevarse la definción de la semifinal a su casa donde con menos espacios y la grada de su parte, los jugadores encuentren ese plus para batir al Barça.

Y en Londres el partido no distó mucho de la ida. El Chelsea, eso sí, se animó mucho más con el balón y fue atacando a ráfagas.
En una de ellas Essien cazó un rechacé para anotar un gol que no cambiaba las aspiraciones del Barça, puesto que el empate con goles le daba el pase.

El Barça pareció desquiciado, como si la tela de araña que tejió Hiddink nuevamente ahogara a Iniesta y a Messi. Es más, el Barcelona cerró el partido con un sólo disparo entre palos... el que supuso el empate en el descuento dándole el pase a la final a los que vestían de amarillo.
Un final que rompe con la historia del Barça con los equipos ingleses y sobre todo con el testamento pesimista.

Así, el United y el Barcelona se ven en una final de Champions por primera vez... y sin lugar a dudas será un partido impresionante.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal