Yo soy de "Toico"

por | 22:03:00
Recuerdo una anécdota que me contó mi hermano de uno de sus viajes. Estando en Cádiz con sus compañeros de clase, vieron a un niño de no más de diez años jugando con un balón. Le hicieron un gesto para que les pasara el cuero y estuvieron peloteando con él un rato hasta que el chico les advirtió que se debía de ir.
Me relataba con gracia la respuesta que les dio el chaval cuando le preguntaron de que equipo era:

"Yo soy de Toico"

Entendieron que aquel niño alucinaba cuando veía jugar a Stoichkov y poco más le importaba de equipos, otros jugadores y torneos.
Cuando me lo contaba, también me llamó mucho la atención, porque joven y (más) ignorante, tampoco entendía el tener una fijación por un jugador y obviar a los equipos. "Los jugadores van y vienen, pero el club siempre está" con esa idea crecí y me gusta, pero también aprendí otras maneras de ver el fútbol.

Con la llegada del Manchester United a Japón para la disputa del Mundial de Clubs de la FIFA se ha vuelto a comentar la manera que se tiene en el país del sol naciente de seguir el fútbol y me ha parecido oportuno comentároslo.

En Japón, lo normal es ser aficionado de un jugador. No tiene por qué ser el mejor o el más guapo (aunque así lo tienen más fácil) simplemente aparecen, generan admiración y tienen millares de seguidores.
¿Qué pasa si se marchan a otro equipo? Nada, se compran la camiseta de su nuevo equipo y siguen animándolo. Van a otro estadio, celebran otros goles e incluso cambian los objetivos, pero da igual, siguen la carrera de su ídolo.
¿Y si pasa de un equipo al eterno rival? Pues más de lo mismo, ellos siguen los pasos de su admirado jugador.

Por eso llamaba la atención la visita de Beckham al Lejano Oriente, independientemente de que lo haya hecho con el United o con el Real Madrid... imagino que casi tanto como les tiene que llamar la atención a los nipones ver como soportamos estoicamente la marcha de los estandartes de nuestros clubs.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal