¿Es necesaria una secretaría técnica en un club grande?

por | 22:31:00
Esta entrada no viene a cuestionar si un club de élite mundial debería desprenderse de uno de sus departementos sobre los que más se habla y se escribe a lo largo de la temporada, sino más bien en su manera de trabajar.

Lo primero de todo es porque por norma general (que tampoco lo llego a entender del todo) es que a un club grande deben de llegar jugadores contrastadísimos. Estos jugadores suelen proceder de equipos que son rivales directos dentro de los torneos nacionales e internacionales o jugadores franquicias de equipos un escalón por debajo de la cream de la cream del balompié mundial.
Siguendo este razonamiento, es obvio que, por ejemplo, el Chelsea no vendería al mismo precio un jugador suyo al United que al Everton; o que si el Lecce tuviera un jugador como Messi trataría de sacar la mayor tajada por su traspaso, pierde a un jugador desequilibrante pero con el dinero de su pase puede, practicamente, construir un equipo nuevo de garantías.

Pero lo que más me hace pensar es que un director deportivo de un equipo del calibre del Madrid, del Chelsea, del Inter... no tiene más que abrir el periódico y ver que jugador está destacando de sobremanera para, al cabo de unos meses, poner un montón de dinero encima de la mesa para contratarlo.
En ocasiones los grandes nos sorprenden, como cuando el Milan fichó a Flamini sin coste alguno (un gran trabajo de su secretaría) o cuando el Barça fichó a Márquez por algo más de siete millones de euros, pero la norma general es fichar pensando en corto plazo y sobre seguro.

Es un método totalmente legítimo y garantiza ingresos extradeportivos (como los gálacticos o los fantásticos y sus paupérrimos éxitos deportivos), pero de un tiempo a esta parte nos están llegando otros modelos de seguimiento y planificación que está dando muchos éxitos.

Básicamente quiero hacer hincapié en dos: primero fue el Arsenal con la llegada de Wegner y su facilidad para rescatar el talento o predecir el alto rendimiento en jóvenes. Con muy poco dinero ha creado futbolistas de primer nivel mundial que ha traspasado a precio de crack.
El otro método es uno de los que quizás, esteis cansados de leer, pero merece la pena. Os hablo del Sevilla de Monchi y de Víctor Orta. Un sistema de seguimiento total a lo largo de la temporada y negociaciones rápidas y lógicas han hecho que el Sevilla contratara a un sub21 brasileño por ochocientos mil euros y lo haya traspasado este verano por casi treinta millones con el cartel de uno de los mejores jugadores en su posición del planeta.
Todo esto sin descuidar su cantera, que de un tiempo a esta parte no deja de generar talento. Queda lejos la irrumpción del malogrado Carlitos (el Raúl del Sevilla decían) hasta la reciente internacionalidad de Capel.
Los resultados anteriormente del Arsenal y en los últimos tiempos del Sevilla dan justificación a esta ideología, más elaborada pero mucho más económica.

Y por eso me cuestiono si es posible que los grandes equipos de Europa traten de ver más alla de lo inmediato, eso sí, no de manera radical, pero sí apostando por los hombres en más ocasiones que los nombres.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal