La barraqueta de los líos

por | 23:19:00
Es difícil no sentir algo de rabia cuando ves como van las cosas en el equipo de tu ciudad y notas como amigos, vecinos y familiares se preocupan o les cambia la cara cuando en una conversación sale el tema del Valencia que sin lugar a dudas está en una situación bastante delicada.

En primer lugar, pese a ganar la Copa del Rey, la temporada se desarrolló de una manera que ni el aficionado ché más pesimista hubiera imaginado: la plantilla dividida, cuatro entrenadores durante la temporada, rápido adiós a la Champions, sufrimiento hasta el final en la Liga... y lo más grave, la sensación de fragilidad del apartado institucional.

Y es que desde que Joan Soler tomó el cargo de presidente partiendo de ser el máximo accionista del equipo (acciones que le delegó su padre Bautista y que muchos dicen por ello que el Valencia es "el juguete" de Joan) las cosas no han podido ir a peor. El club, como tantos otros, tenía una deuda que con la venta de los terrenos del actual Mestalla y de la explotación de los locales comerciales del nuevo estadio sería reducida considerablemente.
Pero lejos de las normas de prudencia contable, los números que nos "vendía" la directiva distan mucho de lo que parece que es la actual situación, y de tener cercano (una cercanía relativa, pero esperanzadora) el cerrar un ciclo económico con superávit nos presentamos en (según palabras del que ha sido durante dos semanas gestor valencianista) cerca de duplicar el coste del estadio con la deuda actual.

Después de la desastrosa temporada que dejamos atrás nos queda un paisaje desolador en el que intervienen directivos con ganas de adquirir más poder (el recientemente nombrado nuevo presidente Soriano), hombres de negocios que quieren aprovechar la situación (Villalonga) y empresarios de la construcción que...que... que no sé realmente que es lo que buscan...aunque a mis amigos valencianistas siempre les he comentado que "en cuanto haga el estadio nuevo y venda a Villa, tendrá los bolsillos bien llenos y se irá"... algo que decía con cierta picardía pero que cada día se asemeja más a la realidad. Y sobre todo, una plantilla que esta en plena pretemporada en Ermelo más pendiente de cazar noticias vía internet de cómo está la situación en la capital del Turia que de asimilar los nuevos conceptos tácticos de Unai Emery, que dicho sea de otra parte, estuvo a punto de ser tan fugaz como las Fallas, puesto que parece que Villalonga trató de traer a otro entrenador pese a que mantuviera una reunión para planificar el año deportivo.

Como os contaba, Villalonga (que se ha llevado diez millones de euros como sueldo) y su equipo duró dos semanas, y para que os hagáis una idea de la locura que se vive en Valencia, el equipo presentó hace unos días a su tercer Director Deportivo en lo que va de verano (Juan Sánchez acabó la temporada, Azkargorta vino con Villalonga y Fernando Gómez tomó el cargo -junto al de vicepresidente-) y Emery todavía no sabe a ciencia cierta si Villa y Silva, con su valor disparado tras su Eurocopa, están en venta o no.

En fin, la historia es una de esas para no dormir y estoy seguro de que hay capítulos que jamás llegarán al gran público, así que sólo espero que llegue la estabilidad que necesitan los jugadores para traer títulos a Mestalla, que son, al fin y al cabo, los "beneficios" de las Sociedades Anónimas Deportivas, por mucho que nos quieran vender.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal