Pasaporte a la Eurocopa

por | 22:31:00
Seguimos repasando nombres a tener en cuenta de cara a la cita inminente con el fútbol europeo que tendrá lugar en Austria y Suiza este verano.
Hoy es el turno de una de las eternas favoritas al triunfo final en todas y cada una de las citas importantes que disputa (si bien se perdió un Mundial no hace mucho) ya que el juego que pregona y práctica y la cantidad de jugadores de alto nivel que han vestido y visten su camiseta es espectacular.

Holanda se presenta a esta Eurocopa con una plantilla que a prirori no puede tener los nombres de figuras de primer nivel mundial, pero sí que son jugadores de calidad contrastada y que cuentan con tiempo para llegar a ser cracks mundiales.
Van Basten se enfrenta a su último reto como seleccionador orange y quiere dar a su selección la misma gloria que le dio hace veinte años con su inolvidable gol en la final de la Euro del 88.

El primero de los dos jugadores a destacar que os traigo es de sobra conocido porque ya juega en un equipo de nivel categoría y ha firmado buenas actuaciones. Hablo de Robbie Van Persie.
El joven extremo destacó pronto en las filas del Feyenoord y fue parte del equipo que se llevó la Copa de la UEFA en 2002.
Su juego iba tomando más relevancia en el once del equipo holandés y fue Wegner quien se lo llevó a Londres aprovechando la mala relación del extremo con su técnico en Rotterdam y creo que sobra hablar de cómo pule el entrenador francés a los jóvenes talentos.

Van Persie puede desempeñar funciones de clásico extremo de escuela holandesa: aspecto fibroso, velocidad y un regate muy bueno; del mismo modo en el que se defiende bastante bien como segundo punta o incluso como delantero, sin llegar a las prestaciones de un "9" puro.
Además no está nada mal su golpeo a balón parado con una buena mezcla de potencia y colocación.
Su único lunar, el punto que debe superar para ser más determinante, es su condición física, puesto que se lesiona con relativa asiduidad.



El otro jugador del que quería escribiros aún juega en Holanda, pero si tiene oportunidad de enseñar a Europa el fútbol que tiene dentro puede ser tentado por equipos de ligas más potentes.
Os hablo de Ibrahim Affellay, el interior derecho del PSV que ya ha jugado un par de partidos con la Orange y parece que ha convencido a Van Basten para viajar a Austria y Suiza este verano.
Llegó a Eindhoven muy joven pero habiendo llamado la atención de los técnicos del equipo de la Phillips que apostaron por su fichaje y con diecienueve años (ahora tiene veintidós) ya era un habitual en el once.

Es el clásico centrocampista con calidad para conducir la pelota en largos slaloms (no quiero decir que sea un "chupón") y que le gusta el juego simple y de toque en corto. Además, su visión de juego le permite llegar en posiciones francas para probar su buen disparo de media distancia o combinar con sus compañeros para buscar huecos.
Muy interesante.

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal