Semifinales de Champions

por | 23:36:00
FÚTBOL, así, con mayúsculas y todas las letras. Esto es lo que se ha visto en Old Trafford esta noche. Dos equipos que no han especulado y han ido a por el partido como si en ello les fuera la vida. Además en uno de los marcos donde el aroma a fútbol es inconfundible.

Manchester United vs. AC Milan

Rápidamente empezaron las emociones en esta primera semifinal cuando a los cinco minutos de partido, a la salida de un córner, Cristiano Ronaldo sorprendía a Dida anticipándose con un remate potente, que tras rebotar en Dida, describió una cómica parábola para entrar en la meta. Pero no se descompuso el Milan, sabiendo que no iba a ser un partido fácil ante uno (para mi el mejor) de los equipos que mejor juegan a esto del fútbol.

Fiel al estilo que esta imprimiendo en la Champions de presión, velocidad y compromiso y liderados por un fantástico Kaká y un rejuvenecido Seedorf (que ojo con como va a llegar a este final de temporada) empató el partido con un gol clásico de media punta llegando desde atrás y sorprendiendo a la ordenada defensa inglesa de Kaká a los veinte minutos.
Pero la banca saltaba cuando a menos de diez minutos del final, Kaká convertía un pelotazo en el segundo gol de su equipo, transformando en cada toque una pérdida en un regate de fútbol de calle, de llegar cuando el rival cree que ya ha ganado el cruce y definiendo con muchísima clase. Descanso...




Tras el descanso, mal pintaba el partido para el United. Perdiendo en casa ante un rival muy ordenado que en cada contra parecía que iba a sentenciar el partido y quien sabe si la eliminatoria. Pero se encendieron los focos del Teatro de los Sueños, el público empezó a alentar como si de una final se tratara, y esta fuerza llegó a su equipo. El United, que hasta el momento no había jugado nada mal, pero veía que no le sálía nada, se lleno de confianza y le inyectó fe a su juego. Con ese empuje fue encerrando al Milan, hasta que a los quince minutos de la reanudación Rooney culminó una grandísima jugada colectiva de su equipo (atención al pase de Scholes) llevando las tablas de nuevo al marcador.



Más moral, más empuje y más fe para que los muchachos de Ferguson siguieran buscando un tercer gol. Y como mandan los cánones de la emoción futbolistica, la victoria llegó con un gol en el descuento, en una jugada de fuerza finiquitada con un latigazo de Rooney desde la frontal. Locura desatada en Old Trafford.



Final y San Siro decidirá
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal