Ruedas de prensa, "no me están preguntando nada de lo que yo quería"

por | 2:11:00
Esta tarde, escuchando una tertulia, me he dado cuenta de que el fenómeno de "las ruedas de prensa interactivas" no es autóctono de la Liga española, ni exclusivo del viejo continente, sino que abarca todas las salas de prensa del globo.

Recuerdo que no hace mucho, el entrenador debía torear con más o menos gracia las preguntas incómodas, pero las contestaba. Depende de su simpatía era tratado o no por los medios. !Cuántos entrenadores han sido vejados por prensa y aficionados por no tener tablas a la hora de decir lo que piensa¡
Esto acostumbró, o mejor dicho, acomodó al gran público a los grandes tópicos del mundo del fútbol que, al igual que Jesucristo resumió en un único mandamiento la doctrina cristiana, en el fútbol se hizo con "el fútbol es así".

Pero el nuevo siglo no iba a suponer sólo un cambio en la sociedad o en los avances tecnólogicos, sino también en el noble arte de la resitencia estoica de un entrenador en las ruedas de prensa. Ojo, y con esto no vengo a criticar a los entrenadores, puesto que me parece que no tienen que estar a disposición de los medios cuando les interese hablar de un tema u de otro.
Más bien vengo a compartir con vosotros este nuevo modus operandi delante de los micrófonos.

Supongo que la coletilla quemás aceptación tiene entre los entrenadores es aquella de "os recuerdo que tenemos un partido el domingo" que se complementa con la de "solo voy a hablar del partido que hemos jugado". Ante situaciones convulsas en el equipo (malas rachas, posibles altas y bajas o problemas institucionales) el entrenador usa esta coletillas o equivalentes para querer decir que no contestará a ninguna pregunta del "tema estrella" de la semana.
Pero supongo que mi favorita, no es realmente una coletilla, sino una actitud ante la rueda de prensa. Si los periodistas no meten caña, la rueda de prensa será larga, todos será contestados y puede que incluso haya hasta un hueco para el humor.
Eso sí, si las preguntas se centra más en temas que no se puedan resolver con una pelota en el campo, la rueda de prensa será breve, seca, con posibilidades de que algún osado vea como se menosprecia su capacidad de preguntar e informar y que en algunos casos ha provocado la temida "ley del silencio".

Y aquí llega el dilema, ¿preferimos las respuestas insulsas de toda la vida o las respuestas que el entrenador desee darnos?

Yo creo que en cierta parte estoy con los entrenadores ya que en muchas ocasiones no se hacen las preguntas peliagudas en los mejores momentos (antes de un partido importante o después de una dura derrota).
Entiendo a su vez, que el periodista quiera realmente saber que opina alguna parte implicada sobre alguna anomalía dentro de su club, pero son también pecadores en el tema del "tacto"
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal