Un Euro, ese oscuro objeto de deseo.

por | 22:07:00
Rui Costa al Barça. Julen Guerrero al Madrid. Muller al Valencia. Caminero al Madrid. Fernando Torres al Barça. Ronaldinho al Madrid. Iniesta al Atlético. Simao al Valencia. Matthaus al Madrid. Joaquín al Barça. Henry al Madrid. Cristiano Ronaldo al Barça y al Madrid siete millones de veces...

Este será un post breve pero lleno de sinceridad. Y es que uno entiende que cualquier comerciante autónomo tenga que buscarse las castañas. Entiendo que en una nación en crisis haya que buscar determinados reclamos. Pero, pese a lo casposo, sigo prefiriendo las promociones basadas en productos de dudosa calidad y engañoso precio (cupones mediante) para vender diarios. Porque, sinceramente, el tema de los bulos llega a colapsar mis tragaderas morales. Porque puedo incluso llegar a ponerme comprensivo y entender que rumores de determinados agentes muy listos lleguen muy dirigidamente a la sede de determinado periódico y este, en un maremágnum de ingenuidad e ilusión, crea que está vendiendo una primicia mundial cuando en realidad está vendiendo excrecencias de caballo. Pero que se inventen polémicas, que se generen debates absurdos en el seno de la que es por primera vez en nuestra historia a color la única selección competitiva que hemos tenido, me parece vomitivo.

Estamos hablando de una discusión perfectamente diseñada en laboratorio (o en una convención periodística con determinadas sustancias de más) entre dos elementos incomparables mientras se obvia a un tercero a la torera. Aclaremos: se trata de discutir al primer portero de la selección (más de cien internacionalidades sin llegar a la treintena) por la presencia de un gran portero que todavía no ha debutado. Dos elementos incomparables según ese baremo. Se intenta hacer polémica de un puesto bien cubierto de sobra (hasta tres porteros de primerísima calidad como De Gea, Palop y Diego López se han quedado fuera) comparando al portero menos goleado de la liga con el segundo menos goleado de la liga. No estamos hablando de grandes diferencias estadísticas. Y nos estamos saltando a un pedazo de portero que, sinceramente, poco tiene que envidiar a los dos elementos de la discordia. Se está tratando de dar bola a un elemento que nos desune, porque todo el mundo tiene su opinión, y se está obviando que tenemos una convocatoria de una calidad ofensiva como nunca habíamos tenido antes.

Luego veremos anuncios de los argentinos y nos preguntaremos por qué no podemos ser como ellos. La respuesta, al alcance de sus bolsillos.

JM Martín
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal