Resumen Champions, jornada 5

por | 22:38:00
Buenas de nuevo, lectores. Una semana de Champions que nos ha ofrecido poco y con no demasiada chicha a la espera del gran clásico del domingo entre los dos dinosaurios de nuestro fútbol, que tuvieron sus mentes en el derbi durante las segundas partes de sus partidos de esta jornada de Champions. Vayamos con los resúmenes.

Barça-Inter: lección de fútbol la del club azulgrana al club milanés, pero con muchos condicionantes que hay que tener presentes. Por un lado, meritorio si se tiene en cuenta que no estuvieron ni Ibra ni Messi, pero no seamos descuidados: en su lugar jugaban unos tales Iniesta y Henry. Además, el Señor Pedro destila el aire especial de los tres grandes peloteros canarios de la historia (el Zidane español, también llamado Juan Carlos Valerón, el artista Silva o el setentoso y genial Tonono). Pero en frente de una legión de canteranos estaba un equipo soberanamente aburrido que en la Liga no pasaría del cuarto puesto, con todos mis respetos. Mourinho es un tipo inteligente, al que admiro por que es un ganador del fútbol, pero desde la final que ganó con el Oporto no ha hecho un partido bueno en Europa. Y, tengo que decirlo, el equipo interista no me asusta ni por nombres: un pedazo de portero (Julio César), un muy buen lateral derecho (Maicon), una pantera del área (Eto't) y un delantero muy muy listo (Milito). Pero el resto, poca cosa que refuerza mi teoría sobre el fútbol italiano: defienden en masa, pero sus defensas tienen más nombre que juego.

Unirea-Sevilla: si el Sevilla se podía permitir un tropezón, se lo permitió ayer. Es difícil mantener la motivación cuando sabes que tienes los deberes medianamente hechos. Y más para un equipo que está pensando en pasar de octavos. Y ese es el peligro que tiene para sí mismo el Sevilla: la eliminatoria de hace dos años contra el Fenerbahçe le sigue doliendo (recordemos que pasaba de meter miedo dos años seguidos en UEFA a caer por sorpresa). Y esto es como querer meter el segundo gol antes que el primero: malo, muy malo para los nervios. Y el fútbol es un estado de ánimo. Espero y deseo que este Sevilla alcance cotas altas en esta competición, me alegraría enormemente por que me parece que cuida la cantera, que es un equipo serio, que a su entrenador le han metido demasiada cera desde los medios y que, sobretodo, tienen a alguien a quien dedicar un nuevo título. Alguien que llevaba el 16.

Real Madrid-Zürich: el fútbol a veces es injusto con los equipos, y hoy pienso que lo ha sido con el Madrid. El Zürich ha venido a encerrarse y a esperar al minuto 85 para arañar puntos. No les culpo, la grandeza de este juego consiste en usar las armas que tienes a tu alcance, pero es injusto con el único equipo que ha intentado jugar a algo. Todo ha sido un monólogo de presión, de toque estéril, de apretar sin dividendos. Y eso desquicia a un equipo como el Real Madrid, un equipo que yendo líder en Liga y Champions tiene a su entrenador cuestionado. Además, y esto es un punto en el que quiero incidir, un entrenador que lidia como nadie con la presión que le viene de determinados sectores sensacionalistas de la prensa y con la visible poca complicidad que tiene en sus superiores. A Pellegrini se le ha culpado de mil cosas distintas, y se le culpará de que el equipo sólo haya ganado por la mínima al Zürich. Pero la realidad es que se han lanzado alrededor de ¡20 corners! en el área del equipo suizo. La realidad es que la posesión ha sido (al menos por los datos que tengo al respecto, que son de la primera parte) de ¡casi el 70%! a favor de los blancos. Pero la pelota no ha querido entrar, simple y llanamente eso. Y el personal se va a casa con una sensación de haber perdido el tiempo, de cabreo. Pues el equipo blanco ha jugado mejor que en el encuentro de ida, donde el Zürich le llegó a sacar los colores pese a la goleada final. Ya ven, curioso entorno el madridista, que se emociona con dos carreras de Lass y un tacón de Cristiano Ronaldo y no aprecia el empuje de su equipo.

Apoel-Atlético: si el Barça y el Madrid estuvieron con parte de su cerebro en el clásico, el Atlético tiene la mayor parte de su cerebro en reconstrucción, junto con su autoestima. El equipo no da su mejor imagen, pero ahora confío en que hay algo de tiempo para remontar el vuelo. Ya no hay una exigencia por la Champions, algo menos que atenaza a un equipo que desde que tengo uso de razón juega con una especie de sentimiento de culpa anticipado. El equipo, es cierto, adolece de determinados jugadores de calidad en puestos que he mencionado un centenar de veces. Pero hay algunos que dan la cara, que no son mancos, que saben jugar a esto. Y en este momento es cuando se tienen que levantar y dar la cara, asegurar la clasificación para la Europa League y dar algún gusto a una afición que lo único que le pide es dignidad. Ánimo.

También me gustaría recalcar, entre todos los resultados de la jornada, a dos equipos a los que dar la enhorabuena, porque están demostrando una constancia elogiable: el Girondins del superdotado Gourcuff y la Fiore, que hace no muchos años estaba desapareciendo y cambiando de nombre para renacer desde la Serie C. Enhorabuena a dos equipos que hacen las cosas razonablemente bien, y destacar el hecho de que Sir Alex Ferguson ha pedido a la directiva del Manchester que se fiche a Laurent Blanc como segundo entrenador para que sea su sucesor, un año después, al frente del transatlántico mancuriano. A todo esto, que en su grupo o Bayern o Juve quedarán fuera del torneo, al igual que un Liverpool al que se le acaba la gasolina (edito y añado para evitar malos entendidos: se le acaba la gasolina y no precisamente por culpa de unos jugadores que se parten la cara y un entrenador que destila honestidad y que tiene todavía crédito para malgastar, porque se lo ha ganado).

Espero vuestros comentarios y os deseo una feliz semana.

JM Martín
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal