La clase media

por | 9:15:00
Esta jornada de liga he visto dos partidos que he disfrutado mucho, más que los partidos que había visto de Madrid y Barça. El martes, sin ir más lejos vi una exhibición de fútbol control del Barcelona impresionante, como no recuerdo haber visto en muchos años. Un gozo para los culés, pero para el espectador imparcial aburrido hasta la extenuación. La superioridad demostrada hasta la fecha por los dos gigantes (lo de grandes se queda pequeño) hace que sus partidos pierdan en emoción. Sin embargo, los partidos de la llamada clase media son igualados, emocionantes y llenos de buen fútbol.

En Riazor se han enfrentado el equipo espejo de los 90 con el equipo espejo de los 2000. Y los llamo equipo espejo porque los dos, cada uno en su época, eran nombrados como la imagen a seguir por los modestos como modelo de evolución de modesto a grande. El propio Villareal tomó como ejemplo al Depor en su evolución a grande, si bien mejoró el modelo añadiendo un sistema de cantera comparable al de los grandes. El partido fue vibrante e igualado, con un jugador que me impresionó gratamente, Filipe Luis, lateral que estuvo muy cerca de fichar por el Barcelona este verano y que como dijo el comentarista del plus, pocos jugadores pueden mejorar la plantilla del Barcelona y éste es uno de ellos. Vaya gol se marcó también Juca que unido al gol de la semana pasada y sus asistencias, hacen que sea un interesante jugador a tener en cuenta. No tuvo su día Lassad, quien me maravilló el año pasado con su calidad y desparpajo impropio de un debutante en primera. EL Villareal, por otro lado, parece que no se ha adapado bien a la época post Pelegrini, y está firmando su peor comienzo de la historia en primera división, tiempo y jugadores tiene para salir del bache.  

El otro partido que he visto fue el Valencia - Atleti. Bien es cierto que más que fútbol de calidad, el partido fue una sucesión de errores defensivos por ambas partes (o más bien horrores defensivos como decía Cúper), pero esto nos dejó un partido de ida y vuelta precioso, y es que cuando juntas malas defensas con ataques con Villa, Silva y Mata o Kun, Forlán y Maxi, el resultado es espectáculo y goles. Curioso también fue el duelo de entrenadores que compartían uno de los peores males que puede tener un técnico, el miedo a su propio público. Unai, incapaz de encontrar un cambio que agrade a la grada y no sea silbado decidió no hacer el tercer cambio que le hubiera venido bien aunque sólo sea para arañar algunos segundos al crono. Su clásico cambio de Banega va a pasar a la historia como el cambio más pitado partido a partido, incluso creo yo que el público hubiera pitado menos y puede que hubiera sido mejor para amarrar el resultado que Maduro hubiera entrado por Silva o por Mata dejando tres mediocentros sobre el terreno de juego en lugar de quitar al argentino. Y que decir de Abel, que no convoca a Reyes en el Calderón para no provocar al público, ésta también es de traca. Este mal es el mal de los entrenadores a los que les viene grande un equipo. Si en lugar de estar ambos entrenadores con un ojo en la grada se centraran más en su equipo quizá les fuese algo mejor. 

Aparte de estos dos partidos, me sorprende ver la cantidad de goles que se están marcando, no tengo los datos en la mano, pero la sensación es de que este año está habiendo más goles que en otros años, los empates a dos empiezan a ser habituales y si le unimos las goleadas de los grandes, se pueden batir registros de goles este año.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal