Se Vende

por | 17:10:00
Este verano está siendo muy convulso socialmente para las sociedades anónimas que componen nuestro mapa futbolístico. Valencia o Mallorca han protagonizado las noticias económicas en la Primera División, pero no es el primer verano en el que asistimos a un mercadeo propio de la época de fichajes. Pero esta vez la "mercancía" no eran los jugadores, son los clubes.

El primer caso del que podemos hablar es el del Valencia. Dalport, una empresa fantasma por ahora, dice haber comprado el 51% de las acciones y por lo tanto el control del club. Pero para comprar un club, primero hay que pagarlo. Y esas son las palabras que pronuncia Manuel Ruiz de Lopera cada vez que alguien le habla de su salida del club: "Si me pagan lo que vale, yo vendo el Betis". Y a pesar de los deseos de la afición de Heliópolis, con manifestación multitudinaria y descenso incluido, Lopera sigue al frente del club y campa a sus anchas en ese lado de la ciudad de Sevilla.

El Mallorca es el que más largo ha hecho el culebrón. Compradores ingleses que no pagan, compradores que no llegan a un acuerdo con Alemany y al final un grupo de empresarios mallorquines que se deciden a comprar el club por 4 millones de euros. Mientras tanto, el equipo no tiene ninguna incorporación a falta de veinte días del comienzo de la competición. Manzano está intentando hacer un equipo competitivo sin fichajes y desprendiéndose de su columna vertebral: Moyá, David Navarro, Jurado y Arango.

Por último, el más mediático y curioso de los casos: el Tranmere Rovers. El equipo inglés que yo asociaba a los últimos años de carrera del mítico John Aldridge, fue puesto a la venta en Ebay por una empresa a la que el dueño del club había encargado la venta. La indignación de afición y dueño hizo que retiraran la subasta en el portal.


En fin, que la economía está en todas nuestras vidas y en nuestras conversaciones diarias, pero en los últimos años ha llegado al fútbol, con la diferencia de que un equipo mueve muchos seguidores preocupados por el futuro de su club. La legislación permite ventas, cambios en la razón social y traslado del lugar del club como pasó entre Ciudad de Murcia y Granada 74. Una preguntas para la reflexión ¿Qué será lo siguiente?
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal