Así vi a España

por | 13:55:00
Os dejo el texto que envié al Fútbol es Injusto para participar en el concurso sobre la selección española y en el que al final quedé tercero. A ver que os parece 

He de haceros una confesión, hace mucho, mucho, pero que mucho tiempo que España no me engancha lo más mínimo.
Recuerdo cuando era un niño, ajeno a todo lo que mueve el fútbol, cada vez que llegaba una gran cita, pensaba que España tenía muchas posibilidades de ganarla. Me acuerdo de las grandes generaciones que he visto vistiendo la Roja: Míchel y Butragueño; Guardiola, Guerrero y Caminero; Pizzi Alfonso y Hierro; Raúl, Mendieta y Etxeberría; Joaquín, Morientes; Vicente… Un largo listado de jugadores que los tenía como los mejores de Europa en su puesto no hacían más que decepcionarme en cada Mundial o Eurocopa en el que participaban.
Qué decir de los verdugos de España a lo largo de estos años… La Yugoslavia de Stojkovic, la Italia de Baggio, el Paraguay de Chilavert, la Nigeria de Sunday Oliseh, la Francia de Zidane con el penalty de Raúl, La Corea de Hiddink, la Grecia de Rehaggel y Chariesteas o la Francia de los que iban a jubilar… Pero seguramente lo que me hizo perder definitivamente la fe en España y en la capacidad de crítica de la prensa de este país eran las excusas que buscaban para explicar las eliminaciones: que si un árbitro exótico, que si un mal seleccionador (que casualmente siempre tenía una campaña de promoción antes de cada evento), que si mala suerte…

Cuando no tenía mucho conocimiento pues sí, achacaba el no llegar a hacer algo importante a estos factores, pero creo que fue la eliminación de USA 94 la que me abrió los ojos y me confirmo lo que luego muchos me corroboraban… quizás el puesto de España en el mundo era ese, los cuartos de final (cuando se alcazaban) y que le faltaba tener una identidad propia como equipo para dar ese salto de calidad. Incluso pensaba que ese momento nunca llegaría (cuántas veces habre dicho lo de “me moriré y España no habrá ganado nada”).

Y no os voy a engañar, para la disputa de esta Eurocopa no me esperaba mucho más. Un seleccionador puesto a los pies de los caballos y una polémica en torno a la presencia de Raúl que temía que afectar en forma de presión por demostrar a otros jugadores participantes. Por supuesto, las campañas mediáticas que se montaron en torno a la selección también me sonaban…
No veo necesario contaros lo que pasó en Austria y Suiza y tampoco os voy a contar que celebré la victoria porque en el fútbol como en el amor, cuando un amante te falla no le debo dar una segunda oportunidad. Pero sí que agradeceré la manera en la que lograron el título, jugando muy bien al fútbol, enseñando la personalidad futbolística que tantas veces le había reclamado y que la UEFA acuñó como “posesión + progresión”. 

Aunque me daba igual quien ganara (creo que es la mejor manera de disfrutar un torneo corto) si que deseaba que el que triunfara un equipo que hiciera una apuesta más atractiva que los campeones de los últimos torneos… que lo hiciera España fue una sorpresa y un mal menor, a cambio de los grandes partidos que nos regaló.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal