Una medalla de plata no es suficiente

por | 21:37:00
Si una cosa aprendí cuando era pequeño era que entre un Mundial y una Eurocopa hay una Copa América, y que después de una Eurocopa vienen las Olimpiadas.
Pero hay algo que siempre me ha llamado la atención y es que las selecciones que he tenido en la cabeza como grandes (Italia, Alemania, Argentina, Brasila...) no son las que se reparten los puestos en el podio cada cuatro años.

Eso sí, he visto selecciones impresionantes como la Polonia que plantó cara a España en 1992, aquella final de infarto entre Argentina (liderada por el "Piojo" López y "Valdanito" Crespo entre muchos otros) y Nigeria en la que un gol de Amunike siendo más listo que toda la zaga albiceleste valió un oro. Más recientemente Camerún se ha llevado el metal precioso y que guardo como anécdota a Kameni (que supuestamente ganó ese oro con dieciseis años ¬¬).

Pero ¿dónde están Brasil y Argentina? A los argentinos sí que los he nombrado en la final de Atlanta, pero teniendo un equipo que se paseo por los Juegos sucumbieron de manera sorprendente. También se pasearon y está vez sí ganaron en las últimas Olimpiadas liderados por un fantástico "Apache" Tévez... pero que quereis que os diga, me sabe a poco que cada tantos años lleguen a la final.

Brasil por su parte, guarda como gran éxito las dos platas consecutivas (84 y 88) además del bronce en Atlanta (por detrás de Argentina) y, sinceramente, cuesta ver como un país que manda anualmente a tantos jugadores menores de 23 años a las ligas más potentes del mundo y que es pentacampeona del mundo no tener en sus vitrinas un oro olímpico.

Pero parece que este verano, ambos colosos querían dar un puñetazo en la mesa en busca del Oro. Argentina va a hacer uso de los tres jugadores mayores de 23 años que permite el torneo y ha llamado a Riquelme, Burdisso y Mascherano; tres jugadores de mucho recorrido en el fútbol y que pueden marcar la diferencia en momentos puntuales de un partido.
Pero es que además ver que se llevan también a jugadores de la talla de Messi, Agüero, Gago o Higuaín hacen que Argentina sea un rival muy temido (Serbia, Australia y Costa de Marfil serán sus primeros jueces) y claro favorito al título.

¿Y el eterno enemigo, Brasil? Pues también tira de artillería ya que el centro del campo es de auténtico lujo: Ronaldinho (este como este, su nombre está ahí), Diego, Anderson, Thiago Neves y Hernanes son enganches de la clásica escuela brasileña y Luquitas Leiva, el mediocentro del Liverpool dará un poco de equilibrio. Pero la delantera tampoco se queda atrás ya que Robinho, Sobis, Jo y uno de los talentos más prometedores, Pato, serán las puntas de lanza de Dunga.

Así que los dos grandes del fútbol sudamericano, siempre y cuando los clubs se lo permitan, tienen idea de presentar dos equipos de muchísimo nivel en busca de un Oro que les vendría como anillo al dedo
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal